lunes, 31 de diciembre de 2012

Brindis


Este año tuvo sus altibajos... muy altos, con mi Dantecito amado... y muy bajos, con un amigo que ya no está.
Este año me despellejó, dejando el alma al descubierto, sin protección, simplemente emociones y sentimientos.
Ante todo... en los altos y en los bajos, todo lo que sentí fue por amor.

Nunca está de más aprender de este sentimiento tan noble, aunque nos haga llorar de vez en cuando.


Brindo porque nunca pierda la capacidad de amar, a pesar del dolor, a pesar de las desilusiones, a pesar de las lágrimas.

Feliz año nuevo, gente querida.

jueves, 13 de diciembre de 2012

El estado de derecho


"Hay en cada Estado tres clases de poderes: el poder legislativo, el poder ejecutivo de los asuntos que dependen del derecho de gentes y el poder ejecutivo de los que dependen del derecho civil.
Por el poder legislativo, el príncipe, o el magistrado, promulga leyes para cierto tiempo o para siempre, y enmienda o deroga las existentes. Por el segundo poder, dispone de la guerra y de la paz, envía o recibe embajadores, establece la seguridad, previene las invasiones. Por el tercero, castiga los delitos o juzga las diferencias entre particulares. Llamaremos a este poder judicial, y al otro, simplemente, poder ejecutivo del Estado. 
La libertad política de un ciudadano depende de la tranquilidad de espíritu que nace de la opinión que tiene cada uno de su seguridad. Y para que exista la libertad es necesario que el Gobierno sea tal que ningún ciudadano pueda temer nada de otro. 
Cuando el poder legislativo está unido al poder ejecutivo en la misma persona o en el mismo cuerpo no hay libertad porque se puede temer que el monarca o el Senado promulguen leyes tiránicas para hacerlas cumplir tiránicamente.
Tampoco hay libertad si el poder judicial no está separado del legislativo ni del ejecutivo. Si va unido al poder legislativo, el poder sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario, pues el juez sería al mismo tiempo legislador. Si va unido al poder ejecutivo, el juez podría tener la fuerza de un opresor.
Todo estaría perdido si el mismo hombre, el mismo cuerpo de personas principales, de los nobles o del pueblo, ejerciera los tres poderes". 
(Montesquieu, Del espíritu de las leyes, XI, 6) (1748)


martes, 11 de diciembre de 2012

Exposición

Me desnudo ante vos.

Me quito cada una de mis prendas.
Me quito mi cadena, mi anillo.
Suelto mi pelo, que cae libre por mi espalda en una cascada de rulos.
Me quito mis zapatos.
Suavemente, paso una bola de algodón por mis labios, por mis ojos, por mi cara. Remuevo todo rastro de maquillaje.
Estiro mis brazos. Mi espalda. Mis piernas.

Esto es lo que soy.

Te muestro mi manojo de cicatrices, una, dos, tres.
Mis lunares.
Mi manchita de nacimiento.
Mis pecas.

Esto es lo que soy.

Me quito también mi máscara de mujer dura.
Me saco mi armadura de "nada me alcanza".
Me borro la sonrisa de "está todo bien".
Quito mis anteojos de filtrar lo malo.
Cambio mi léxico profesional por las palabras de la emoción.
Retengo mi lengua punzante y rápida y la cambio por la que no sabe cómo decirte ciertas cosas.

Esto es lo que soy.

mi piel, herida, marcada.
mis ojos grandes, abiertos, húmedos, con miedo.
mis manos, siempre frías, nunca quietas.
mis labios, secos, entreabiertos, mordidos.
mi corazón, aventurero y lleno de espinas.
mi mente, enredada, soñadora, complicada.

Esto es todo lo que soy.

Sin artificios, sin espadas ni escudos, ni muros ni murallas, ni vados, ni dragones.
Sin nubes de tormenta ni esponjosas ni rosadas.
Sin construcciones de defensa, sin rompeolas, sin lágrimas ni paraguas.

Esto, nada más que esto, todo esto.
Es lo que soy.

lunes, 12 de noviembre de 2012

El reencuentro

El martes pasado desapareció mi gato.
Busqué por los techos, para ver si aparecía.
Busqué en la calle, para ver si había muerto.
Podía ser que, siendo un gato tan cariñoso y bello, me lo hubieran robado.
Estaba muy triste, lo extrañaba. No quería saber si me lo habían matado...
Mi gatito está operado, así que no podía haberse ido detrás de una gata en celo. A mi gatito le había pasado algo...

El viernes a la noche cuando salí al patio de mi casa, escuché su maullido.
O sea, no escuché UN maullido, escuché el maullido de MI gato. Lo reconocí. Empecé a llamarlo y él me respondía con su maullido. Un maullido lastimero y triste.
Parecía como si saliera de la casa que están remodelando cuyo patio colinda con el mío.
De más está decir que en esa casa, no hay nadie.

Me desesperé.

La señora de al lado de la casa en construcción es la consuegra del dueño actual de la casa. (Todo esto me enteré después, obviamente). Esta señora tiene una terraza en la que tiende la ropa. Y desde la cual mira mi patio. Y me saca limones de mi limonero. (No es que me moleste que saque los limones, porque yo a esos no los alcanzo, esto es solo para demostrar que soy una excelente vecina, que convido mis limones y que no le digo nada cuando me mira el patio)
La cosa es que le pregunto a esta señora si me puede dar el número de teléfono del dueño de la casa, de manera de explicarle la situación. A lo que me contesta "No, ahora llamo yo" (en mi teléfono imaginario tu tu tu tu tu ) "No, no hay nadie en la casa".
Bueno, le digo, ¿No me haría el favor de ver desde su terraza si esta mi gato en el patio o en el techo pero está lastimado?. A lo que me contesta "No, estoy con los nietos." Y cierra su ventana, dando por finalizada la conversación.
Bastante enojada, vuelvo a mi hogar. No sabía qué hacer. ¿Qué clase de persona no te puede dar el fucking teléfono????
Me encuentro con mi amiga que oh casualidad sabía dónde vivía el dueño de la casa. A una cuadra.
Fuimos, hablamos con el hermano del dueño, que estaba en la casa. (O sea, la señora efectivamente llamó desde su teléfono imaginario).

En definitiva, el sábado a la mañana fui con el dueño y encontré a mi gatito que se había caído por la ventanita del baño y que no podía salir debido a que estaba muy alta.
Estaba tan asustado que cuando lo llevé a casa no se despegaba y estuvo todo el día insoportable de pegote.

Tres notas de esto:
1- La vecina es una vieja mala onda.
2- Yo soy una vecina demasiado paciente y educada que no la mandó a la mierda.
3- No estoy loca. Reconocí el maullido de mi gato.



martes, 30 de octubre de 2012

Ando ganas

Ando ganas de escaparme a algún lugar donde pueda encontrarme con mis ganas nuevamente.
Ando ganas de sus besos.
De sentarme en un bar con mi amiguita B., como en los viejos tiempos, tomarnos un vinito, hablando de cómo cambiaríamos el mundo.
De sentarme a la orilla de un río, meter los pies en el agua fresca, escuchar cómo golpea contra las piedras, sentirme tan poca, poquita cosa.
De mirarlo a los ojos y decirle que lo quiero, que se quede conmigo.
De sentirme plena.
De construir castillos en el aire, describiendo cada uno de los detalles, pintando con palabras un futuro posible.
Ando ganas de sonreir mientras camino por la calle y ver la cara de asombro de la gente, al ver a alguien sonriendo.
Ando ganas de leer un buen libro, de encontrar una de esas historias que no te sueltan, que te atrapan y no te dejan conciliar el sueño.
De descubrirme una nueva habilidad, un nuevo hobbie, una nueva afición.
De sentirme linda todos los días, de sentirme bien.
Ando ganas de tener a mi sobrino en brazos y mecerlo, y cantarle.
De escribir una novela erótica, de leerla en voz alta, de despertarme con las palabras.

Ando ganas de ser cada día más yo.

lunes, 22 de octubre de 2012

Volar

Me encontraba caminando cuando de repente una mujer se acerca y me corta los tirantes de mi cartera. La abre y sale corriendo con mi billetera en la mano. Yo comencé a correrla gritándole que se detenga y que me dé el documento. Se detiene, a unos 20 pasos, me tira a la cara las tarjetas y el dni y yo le digo... es todo lo que tengo, dejame algo para volverme a casa! 
La ladrona se solidariza, y de mi billetera me tira dos billetes de 10 pesos y uno de 2, y se va... Todo esto es observado por una segunda ladrona, que agarra los billetes y sale corriendo...
Me senté en una escalera, llorando desconsoladamente... y se me acerca un señor muy parecido a David Bowie en "Laberinto" (que, por amor a todo lo sagrado, no tenía calzas) que me consuela diciendo... no llores, vos podés volar a tu casa...
Lo miré sin comprender... 
Me levanté, aún confundida y compungida y pegué un saltito... pero no volví a caer... me quedé volando, así en el aire... brazos y piernas extendidos, como queriendo mantener algún tipo de equilibrio, pensando que podía caer en cualquier momento.
Bowie me dice... sólo tenés que pensar hacia dónde querés ir...
Aún flotando, toda tensionada, pienso hacia dónde queda mi casa, y me empiezo a elevar, girando en esa dirección. 
Me relajé, sintiendo en todo mi cuerpo una especie de electricidad que hasta el momento no había sentido, y diciéndome... qué boluda, nunca había volado, porque pensaba que no podía...

La gente que me veía me preguntaba si era alguna especie de superheroína, y si venía a salvar el mundo... 

Yo sólo quería volar...

Dos cosas más:
1.- Mi subconsciente es muy groso.
2.- Hoy apenas llegué al centro, se me cortó el tirante de la cartera...

...en cuantito aparezca alguien parecido a David Bowie empiezo a saltar como desquiciada...



miércoles, 17 de octubre de 2012

Hormonal

Una de las peores cosas de ser mujer, es el fucking ciclo de mierda que tenemos que soportar.
O sea... todo bien con la menstruación, llega un punto en la vida en que ya no te jode TANTO... (es más, me jodería si no estuviera...), el problema es el cambio en la personalidad que viene con Andrés.

Hay veces en que dejás de ser dueña de tus propias emociones.
Hoy por ejemplo, tengo ganas de llorar. Las tuve todo el puto día. Ganas de patalear, llorar, comer chocolate y llorar más.
¿El problema? No tengo motivos lógicos por los cuales llorar...
Por suerte, estoy en un momento bastante up en mi vida... Tengo mucho trabajo, hago lo que me gusta, acabo de ser tía de la criaturita más hermosa, quiero a mucha gente, y mucha gente me quiere, estoy bien en lo que hace al cuore...
TODO BIEN, NO???

NO.

NO ESTÁ TODO BIEN porque a las pintorescas hormonas que me rigen en este preciso momento, se les cantó que hoy voy a estar triste. Y estoy triste. Triste por nada. Pero triste al fin...

Entonces, escribo un post sobre no poder ser dueña de tu propio estado de ánimo. Porque, aceptémoslo muchachas, algunos meses, nos toca ser unos malditos dragones que escupen fuego, sin motivo aparente. Otros, unas máquinas devoradoras de películas de Jennifer Anniston, chocolate y pañuelos descartables.
Y algunas de las veces, simplemente nosotras mismas, solo que más conscientes de ser mujer.

Aunque debo admitir que los que se llevan la peor parte cuando las hormonas hacen piquete... son las personas con las que debemos compartir las delicias de nuestro PMS...

Les dejo, para los que saben inglés, una joyita de Margaret Cho...

Besos hormonales






lunes, 15 de octubre de 2012

Calidez


Calorcito, acá en la panza, en el pecho.
Verlo y que se te vayan todas las preguntas, simplemente saber que lo que tenés frente a tus ojos es belleza pura.
Que abra sus ojitos, que te sonría (si, ya sé, no es una sonrisa propiamente dicha, pero se le parece mucho), que te apriete el dedo con toda su manita.
La piel de los dedos toda flojita, como que le quedara grande el trajecito... 
Verlo dormir (durante el día, el muy desgraciado usa las noches para expandir sus pulmones a fuerza de gritos)...
Hermanouno todo hermoso y baboso, tan grande, tan hombre... tan padre...
Y Cuñadauno, toda bella como es, mirando a su hijo, desarmándose a cada cosita nueva que hace... profundamente enamorada... 

Todo es más bello en el mundo ahora que Dante ya está acá...





martes, 2 de octubre de 2012

Dolor

No es la primera persona que se nos va.
Y tampoco va a ser la última, lamentablemente.

El problema no es el que se va. Somos los que nos quedamos el tema.
Porque los que nos quedamos nos preguntamos muchas cosas.

La más repetida es, ¿Por qué?
Porque, admitámoslo, no podemos con nuestra cabeza cuadradita, y tenemos que buscar una explicación coherente para todo. Mucho más si ese todo implica que alguien que uno quiere ya no está.
No lo podés comprender. Entonces te repreguntás, y echas culpas, y puteás. Y te volvés a repreguntar... ¿Por qué él?

Después viene la percepción de la propia futilidad, la propia capacidad de desaparecer.
Y no podés evitar pensar que era un pibe. Que no le tenía que tocar a él. Que no tenía que ser ahora. Que entonces... uno tampoco es nada.
Vivimos sabiendo que algún día nosotros también nos vamos a ir de gira.
Pero no lo vemos como algo que nos puede pasar ahora. Algún día... En un futuro, lejano.

¿Qué nos queda entonces?
Aprender.
Que no tenemos el tiempo comprado. Que el número nos sale en el momento menos pensado. Y que tenemos que aprovechar cada momento, cada pequeña cosa, cada instante.
Y que, ante todo, hay que pasarla bien.


Negro, no te puedo creer que te estemos llorando, cuando todo lo que hiciste siempre fue hacernos reír... Como dijo alguno de tus muchos amigos tenías el don de la alegría... lo que nos dejás es una enseñanza también: Hay que pasarla bien, hay que disfrutarla. 


Hasta que nos volvamos a ver Archi, esperanos con unas cervezas, un abrazo y tu sonrisa de siempre.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El nervio

El nervio es la ternura asesina.
Esa que te agarra por ejemplo, cuando ves algo muy tierno muy tierno y te dan ganas de apretarlo fuerte fuerte fuerte o morderlo.

¿Qué cosa que me da nervio ahora, ya, en este mismo instante?

En cualquier momento, suena mi teléfono.
Y voy a salir corriendo a la terminal, y viajar super ansiosa y emocionada a Rosario...
...porque me están por hacer tía.

Metele pilas Dante, que te estamos esperando!


Ejemplo perfecto del "nervio".

lunes, 17 de septiembre de 2012

Final feliz

"A las niñas les enseñan muchas cosas. Si un niño te pega, le gustas. Nunca trates de emparejarte los flecos. Y un día conocerás a un hombre maravilloso y tendrás tu final feliz. Cada película que vemos y cada historia que nos cuentan, nos imploran que esperemos el giro del tercer acto: La declaración inesperada de amor. La excepción a la regla. A veces nos concentramos tanto en el final feliz que no aprendemos a interpretar las señales, a diferenciar entre los que nos quieren y los que no.. Entre los que se van a quedar y se van a ir. Y quizá el final feliz no incluye un tipo maravilloso: quizá el final eres tú, sola recogiendo los pedazos y volviendo a empezar. Liberándote para encontrar algo mejor en el futuro. Quizá el final feliz solo consiste en seguir. O quizá este es el final feliz: Saber que a pesar de todas las llamadas y corazones rotos, a pesar de todos los errores y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y la vergüenza, tú nunca, nunca perdiste las esperanzas." 
Simplemente no te quiere - 2009 -


El final feliz soy yo. 

Aceptándome así defectuosa y loca y enferma y tarada como soy. 
Gustándome con mis kilos de más y mis pocitos y mis estrías y mis cicatrices.
Reconociendo que hay cosas en mí que son hermosas. Sin falsa humildad. 
Encontrando cosas que me gustan, cosas que hago bien. 
Admitiendo que no siempre elijo lo mejor para mí. 

El final feliz soy yo, siguiendo adelante. 

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Primer beso

Hay escenas que se te graban en la retina, en la piel, en los labios.
La memoria te hace trampas y no los aloja en un solo lugar, sino en varios al mismo tiempo... como para evitar que los olvides, que los borres por error. Como un backup de sensaciones.
La piel guarda los datos. Cada una de las reacciones eléctricas entre tus células y las del otro. Para después recrearlos, reconocer el más leve contacto de esa persona. La piel nos avisa de su proximidad, aunque sea sólo la virtual.
¿No les pasa que de repente, pensando en X persona... la sienten? La piel está preparada para sentir su roce, su tacto. Anticipándose al placer ya reconocido. Esperándolo. Sabiéndolo.
Como esos sonidos binauriales, que te engañan, haciéndole creer a tu cerebro que hay alguien más en la habitación, o que efectivamente estás borracho, o mareado.
La piel tiene memoria, te recuerda a esa otra piel que anhela. Le hace creer a tu cerebro, que está a punto de sentirla, a punto de tocarla nuevamente.

Mi piel te anhela....


Estábamos caminando. 
Yo estaba más alta que vos, por esos "tacos tramposos" que uso constantemente. 
Era de noche y la ciudad hervía de gente. Muchas luces, mucho ruido. Muchos desconocidos. Todos ellos ajenos a nuestras manos, que se encontraban casi sin querer... que se descubrían...
Después me dijiste que me habías llevado por aquella calle oscura porque querías besarme, pero no te animaste, que estabas nervioso.
La tarde se había esfumado, ya nos teníamos que separar. Se nos acababan los minutos. 
Yo quería besarte. 
Y te toqué la cara, a un costado. Y me acerqué y te di un beso de esos suavecitos, como el roce de una mariposa, en la mejilla derecha.
Y me abrazaste. Fuerte. Un brazo en mi cintura, la otra mano en mi cuello. Me diste un beso en la comisura de mis labios, y luego otro. Y otro. Y otro más.
Y nuestros labios se descubrieron, se encontraron, se supieron. 
Seguíamos abrazados en esa esquina. La gente seguía caminando, ajenos al fuego, ajenos a nuestro abrazo, a nuestros besos. 
Tus manos en mi cara, tu frente en mi frente y tus ojos en mis ojos. 
Te me derretiste ahí mismo, suave como chocolate tibio. 

¿Qué hacemos ahora mi Córdoba querida?

miércoles, 22 de agosto de 2012

Terapia de chat

El siguiente es un fragmento de una conversación que se dio por allá por enero del 2010. 
Merece ser compartido.

Ella: quien lo hubiera dicho de tu mama 
Yo: jajajaja 
Ella: bueh tiene pinta de locona 
Yo: epa 
Ella: jaja 
Yo: le vua deci 
Ella: debe haber sido una loconaaaaa. 
Ella: hasta que se casó 
Yo: no te va a hacer más empanadas 
Ella: ahí empezo a loquear con tu viejo nomas 
Yo: puaj 
Ella: jajajajaj 
Yo: too much much much info my friend 
Ella: ah... terapia amiga terapia 
Yo: puf... te imaginás? 
Yo: sentada en el divan... agarrada del borde diciendole... dígame q es mentiraaaaa!!!
Ella: jaja... yo me imagino MI terapia 
Yo: a ver 
Ella: "yo estoy bien pero...." "los demas estan para atrás
Yo: porque me dice eso paciente? (cara de psicóloga) 
Ella: ay doctora no me diga eso que me pongo como loca 
Ella: que pollera cortita dotora 
Ella: que anotas hija de putaaaaaaa 
Yo: si... es que estoy practicando la escena de bajos instintos 
Ella: que anotas te via matarrr 
Yo: juaz 
Ella: oh 
Yo: oh? que significa ese oh paciente??? 
Ella: bajos instintos 
Yo: jajajaja 
Ella: jaja 
Yo: pajera 
Ella: se le habrá escapado eso dotora 
Ella: no sé si esta bien que uste me trate asi 

Yo:esta es tu conciencia 
Ella:vaya vaya 
Ella: no me hablo nunca y me viene a hablar ahora esa culiada 

Yo: (la conciencia dice) eh no me trates asi q si no no te dejo dormir eh??. dra:- le puedo preguntar con quien habla??? 
Ella: pos vas a tener que hacer cola 
Ella: no me moleste dotora 


martes, 21 de agosto de 2012

Inocencia y culpa

La primera vez que me tocaron el culo tenía menos de 11 años.

Yo era una nena bastante boludita para el concepto actual de una nena de 11 años, 18 años atrás, tener esa edad todavía implicaba jugar a "no pisar la lava" saltando de un lado a otro o jugar a los superhéroes (yo siempre era la Mujer Maravilla o Chitara). Tenía ya por lo menos un metro sesenta (o estaba cerca, a los 13 dejé de crecer, para plantarme en el metro setenta y cuatro actual) y no debo haber tenido un cuerpo tan de "nena", siempre fui bastante gamboa.
Mis primas habían mandado la provisión anual de ropa que ya no les quedaba (recuerdo con mucha alegría esa sensación de renovar tu placard con ropa "nueva", era genial) y entre esas ropas había un jean elastizado chupín, color azul oscuro, un poco más desgastado en las piernas. Lo recuerdo bien porque fue amor a primera vista. Me quedaba di vi no.
Lo usé al día siguiente para ir a la escuela (primaria). A la vuelta de mi casa había una casa pintada de color rosa oscuro (en la misma cuadra que la "mansión embrujada", algún día contaré esa historia) donde vivía... alguien... no me acuerdo si era un bicicletero, o un cliente del negocio de mis viejos... la cosa es que había ido con mi amiguita Rosita (compañera de la escuela de la que ya hablé acá) a golpear la puerta de ese "alguien" para preguntar "algo" (sabrá dior qué cosa) cuando vemos que se acerca un "señor" desde la esquina (capaz que tenía 18 años, para mí era un señor) y me tocó el culo.
O sea.
Casi me levantó unos diez centímetros del piso de la mano que me metió el muy hijo de puta.
Yo, en ese momento, no sabía qué hacer. La miraba a Rosita confundida y ella tampoco debe haber entendido nada.
Me fui a mi casa y rompí el jean. Lo escondí para no tener que dar explicaciones por el jean cortado (eventualmente lo tiré). Creo que no le conté a nadie lo que había pasado.
Me sentía culpable. Como que yo había hecho algo mal.
Era mi culpa que me hubieran tocado. Ese jean era muy ajustado. La culpa era mía.

Es impensable cómo funciona la mente de las mujeres a veces. Sin embargo, siempre que pregunté cuál fue la primera sensación ante este tipo de situaciones, la respuesta fue la misma: culpa.
Me pregunto cuál es la razón de ser de esto.
Me pregunto por qué mierda la culpa la sentimos las mujeres y no sienten culpa los pajeros que efectivamente, son los que ejercen violencia sobre las mujeres al tocarles el culo.

Hoy, en el colectivo, me tocaron impunemente el culo. La puta que lo parió.

jueves, 16 de agosto de 2012

El amor después del amor

¿Cuántas historias no terminan con un final feliz?
¿Cuántas veces apostamos al caballo perdedor, quedándonos sólo con lo puesto, con las ilusiones deshilachadas y la frente marchita?
¿Cuántas veces nos tocó empezar de nuevo?
Levantarnos una vez más...
¿Dos veces?
¿Mil veces?

Volver a empezar es una tarea difícil.
Volver a empezar implica un esfuerzo extra.
Porque no empezamos de cero. Empezamos de menos diez (y no es como en el chinchón, lamentablemente).

Una vez rotos tenemos que empezar por sanarnos a nosotros mismos, enmendarnos, tratar de que no nos desarmemos al primer vientito que pase.
Y siempre están las cicatrices, que nos recuerdan que estos huesos no están tan sanos.

Y empezar a apostar a un nuevo amor (o posible amor, si se quiere) nos da miedo. No queremos volver a lastimarnos. No queremos volver a sufrir. Caminamos con pies de plomo, con temor, con cautela, despacito. Tenemos un enorme cartel de "FRÁGIL" tatuado en la piel, que nos recuerda constantemente que podemos rompernos de nuevo.

Pero lo intentamos.
Y tarde o temprano, ponemos fichas a una nueva historia, esperando, esta vez, que dé resultado.
Y sí, tenemos miedo, pero ante todo, tenemos ganas.
Ganas de sentirnos especiales, ganas de probar de nuevo.
Ganas de querer.

No hay persona que venga sin mochila.
El tema es saber cargarla
                                  hasta que no pese nada.




martes, 31 de julio de 2012

Filosofando ando

Hay frases que deben de compartirse. Es inconcebible que queden sólo en el recuerdo.
Mis amigos son fuente de conocimiento absoluto.
Y de locuras.
Y de frases dignas de ser retransmitidas de generación en generación.
Con ustedes... mis amigos...

 "Cuando era chica, pensé una vez: qué increíble y fantástico es poder hablar conmigo misma, es decir, interiormente. Tengo el poder de estar en una situación, y no expresar lo que siento, y a su vez estoy pensando muchas cosas en ese momento y nadie se entera"

 "El que dijo más vale malo conocido que bueno por conocer, era un malo conocido... porque no..." 

"Prefiero que me la claven, porque los tajos me dan asco" (hablando de espadas, un amigo heterosexual)(No estuve presente esa vez, pero quedó para la historia)

 "A veces siento que a medida que pasa el tiempo, me voy haciendo menos inteligente. Como que antes mis pensamientos eran brillantes. Mientras más atrás, más brillante era."

 "subterfugio, qué buena palabra no? subterfugio subterfugio subterfugio"

 "La palabra palangana, pierde su significado cuando la decís muchas veces. Palangana. Palangana. Palangana. Palangana."

 "Ya lo decidí, Suren Kasti significa gracias en noruego"

 "Qué tiene que ver con la cordura??? Estar enamorada y estar totalmente cuerda es lo mejor."

 "El tema es que necesito extrañarlo. Si no, se pierde el encanto. No verlo por unos días. En fin… soy rara?"

"Mi papá me dijo una frase muy sabia una vez: "Todo el mundo coge" Y es verdad. Todos, todos"

martes, 24 de julio de 2012

Esa frase

Dedicado a E. (de Enfermita) que no se anima a decir lo que siente (a pesar de que lo siente y me lo dice a mí constantemente, al punto de secarme la cabeza, pero yo igual la quiero, a pesar de ser una enfermita hartante secamente)

Te amo no es un síntoma, es una acción. Yo pronuncio para que tu respondas y la forma escrupulosa de la respuesta asumirá un valor efectivo, a la manera de una formula, no es suficiente que el otro me responda con un simple significado (yo también) es necesario que el sujeto interpelado asuma el formular, el proferir el te amo que le alcanzo: Te am , dice Palleas.- Yo también te amo, dice Melisande.
La demanda parte de la necesidad, para el sujeto amoroso, no solamente de ser amado en reciprocidad, de estar bien seguro de ello sino de escucharlo decir, bajo un a forma tan afirmativa y completa como la suya propia… nada de escapatorias sintácticas, nada de variación… coincidiendo significante por significante; lo importante es la porfericion física, corporal, labial, de la palabra: abre tus labios y que salga. ROLAND BARTHES - Fragmentos de un discurso amoroso

Decir "te amo" es una formalidad. Pero como tal, es un ritual.
Hay personas que tienen el "te amo" flojo. Les nace el decirlo, no le tienen miedo, ni sienten pudor alguno por expresarlo. Son esas personas que no reprimen nada, que aman y odian y celan y expresan todo tan libremente, que generan en los observantes externos sentimientos encontrados que van desde arcadas por la miel que exudan por cada poro hasta profunda envidia por la capacidad innata de vivir tan.... coloridamente...
Por el otro lado, estamos los que, más que decirlo, lo demostramos. Que puede que en algún momento se nos pegue a la lengua la frase y estemos a punto de escupirla de manera constante, pero que nos mordemos los labios, los dedos, las uñas... hasta que en algún momento, o lo decimos (tarde, siempre tarde) o lo dejamos de querer decir...

Decir "te amo" es necesario si se siente.
Muchas veces damos por supuesto muchas cosas, asumimos que el otro sabe.
Asumimos que el otro siente lo mismo.
Asumimos que el otro sabe que no podemos decirlo, no debido a que no lo sentimos, sino a una cuestión simple de sintaxis. De lenguaje. De gramática....
Digamos la verdad... de orgullo.

No decir "te amo" cuando se siente amor, morderse los labios para que no "se escape" por la inseguridad y la vulnerabilidad que podría suponer... es de cagón.

Y el genial Silvio tiene las palabras exactas en este asunto... para qué explayarme más sobre este tema?


La cobardia es asunto
de los hombres no de los amantes
los amores cobardes no llegan
a amores ni a historias se quedan ahi
ni el recuerdo los puede salvar
ni el mejor orador conjugar.


Decilo E., decilo....

viernes, 20 de julio de 2012

Amigos

No hay relación en esta vida a la que le tenga mayor respeto que a la amistad. 

Ser amigo es estar. 
Cuando sean buenos momentos, cuando sean malos momentos, cuando seas un estorbo, cuando seas necesario. 
Ser amigo implica adaptarse, entenderlo al otro, aceptarlo con sus espinas, con sus defectos, con sus mañanas puteadoras y su humor de mierda. Con depresión y con hiperalegría, con sus bajones y con sus desapariciones.
Ser amigo es amar a la otra persona, incondicionalmente.
No hay persona en el mundo que te conozca mejor que tu amigo... y a pesar de conocerte a fondo... Te ama!!

Gracias a mis amigos, por elegirme, por estar y por ser. Los amo manga de enfermos!

martes, 17 de julio de 2012

Nuevos aires en Buenos Aires

La semana próxima pasada (ohhh qué léxico tan abogadil!) estuve de paseo por Capital Federal, aprovechando la tan ansiada y adorada feria judicial.

Cosas lindas que me pasaron en BsAs...

* Di un par de besos largamente ansiados.

    Valieron la pena la espera :)

* Vi y paseé y me divertí y charlé hasta el cansancio con mi amiguita del alma y conocí su departamento y su barrio. Ah, y un poco que nos empedamos, pero eso es un detalle.


* Volví a ver a G., amigo que me ha regalado este blog, y fuimos juntitos a ver Les Luthiers, y nos reímos, comimos, tomamos un poco (yo un poco más que él, pero eso es normal), charlamos hasta por los codos, dibujamos, analizamos nuestras letras y nos contamos las historias de familia. Me dolía la cara de tanto reírme.

Cosas locas que me pasaron en BsAs...

* Me reencontré con G. (amigo de acá, del blog, que ha pasado a ser amigo de la vida real) un sábado a la nochecita. Como soy así de tilinga, fui de botas con taco casi aguja. Como, además de tilinga, soy bastante pavota, me pasé de parada en el colectivo (y me bajé gracias a que en mi cuelgue miré para el costado y estaba el obelisco como a seis cuadras). Cuando me disponía a cruzar la 9 de julio, un señor que me chistaba se acercó y comenzó a decirme guarangadas irreproducibles. Crucé 9 de julio corriendo con mis taquitos a toda la velocidad posible... el señor me seguía y me decía más chanchadas (tenía una imaginación el Don!). A todo esto... LA GENTE NO HACÍA NADA. O sea... veían que el señor me perseguía y que me decía cosas que sonrojarían a una actriz porno, me miraban, lo miraban, yo corría celular en mano y con mi mejor cara de pánico... y la gente NO HIZO ABSOLUTAMENTE NADA PARA AYUDARME.
Todos putos. (Con perdón de la CHA, que nada tienen que ver)

* Descubrí que, no importa dónde esté (o sea, no es sólo en Córdoba que me pasa esto) la gente me habla y me cuenta cosas. Debe ser que tengo cara de "contame que me gusta". Eso, más la cara de "no sé dónde mierda estoy" que brillaba constantemente en mi rostro, determinó que me hiciera unos siete nuevos "amigos de viaje" en el subte o en el colectivo.
Una de ellas me preguntó si en Córdoba teníamos la misma "plata" que en Buenos Aires. Aha.

* Por si alguien no sabía, tipo 8 de la noche, vienen unos granaderos marchando con las rodillas bien arriba y bajan la bandera que está al lado del obelisco.
De los cuatro granaderos, solamente uno tiene espadita, los demás solo tienen el estuche vacío.

* Todas las personas (desconocidas) con las que hablé odian (de manera pareja) a Cristina y a Macri.

* La casa rosada tiene luces fucsia y lila. Horribles.
GRONCHA. 

Penúltima noche en la ciudad, cena con G. (quien próximamente va a publicar su versión de los hechos en su blog) en una pizzería sobre la calle Corrientes, poco antes de las 23 hs, mientras me estaba retirando del local, una mujer de unos 35/40 años, rubia, bastante alta, me agarró de los pelos violentamente (no sin antes empujar de la misma manera a G.). A todo esto me doy vuelta y la miro en estado de shock y le preguntó qué le hice (para merecer tremenda clineada) a lo que me grita "ME PASASTE POR ENCIMA CON LA MOCHILA, PELOTUDA"  y se da media vuelta y se vuelve a su asiento, a mitad del local, yo a todo esto con cara de WTF y menos reacción que una babosa, miraba a la gente a mi alrededor como preguntándoles ¿Esto está sucediendo de verdad? Y la gente me miraba con cara de "no te puedo creer". Mientras me retiraba del local, temblando y bastante agitada por el momento de mierda vivido, mi amigo se acercó a la minita esta (que estaba en su mesa, junto a sus amigas, cagándose de risa por lo que me había hecho) y, más embroncado aún por la actitud, le tiró agua en la cara a esta mujer y se retiró.
LA PUTA QUE TE PARIÓ RUBIA TEÑIDA CAJETUDA DEL ORTO Y LA RECONCHA DE TU MADRE, POR QUÉ NO TE TIRÁS LOS PELOS DE LA CONCHA, CULIADA. (debería haber sido mi reacción, pero soy una persona educada, y no violenta, por lo tanto, no le dije nada y casi me largo a llorar)




Como canapé de mortadela

lunes, 2 de julio de 2012

Love goggles

"Love goggles", vendría a ser "gafas de amor". 
Es ese fenómeno mediante el cual, las personas que amamos nos resultan físicamente más atractivas de lo que realmente son, precisamente por verlas con los ojos del amor.
También sucede a nivel mental, cuando idealizamos al ser amado, al punto de verlo "perfecto".

Una vez retiradas las gafas, uno lo ve realmente como es. 
Y se pregunta, por enésima vez en la vida ¿Qué carajos le vi?

Una amiga, de esas de fierro, sin pelos en la lengua, me dijo, hace unos días... 
"No entiendo cómo fuiste a engancharte así vos con él... si es un loser! No trabajó nunca, mantenido, infiel... y encima... kirchnerista!!" 

Todavía me estoy riendo de mí misma....


Algo así, pero sin alcohol... (el alcohol viene después, cuando te sacás los anteojos y lo ves realmente!)

miércoles, 27 de junio de 2012

Patas arriba

Julia es una chica normal, si es que existen de esas mujeres.
Se levanta a la mañana temprano, trabaja en un lugar sin futuro, pero sin apuro por partir de ahí.
Tiene 24 años y ya decidió que su vida no va por el lado de la facultad ni de los libros. No sabe qué va a hacer el resto de su vida, pero sabe que quiere ir decidiéndolo en el camino.
Cada vez que puede, le regala una moneda al chico que le embolsa las cosas en el super.
Julia nunca se enamoró y no sabe si es capaz de enamorarse.
Sale con sus amigas. Se emborracha a veces.
De vez en cuando, besa a algún caballero errante que se le cruza en el camino.
A veces también comparte el café y el sexo con algún que otro muchacho.
No guarda los recibos de sueldo. Alguna vez se propuso guardarlos en un sobre, pero perdió el sobre junto con la iniciativa, así que van quedando por ahí, al aire, hasta que desaparecen. 
No cree a ningún político, y si no fuera obligatorio, tampoco votaría. 
Todos los colores en la vida de Julia están como apagados. Y no sabe porqué, pero hace varios meses que no escucha música por propia decisión. Ni tiene ganas de hacerlo. 
Los amigos de Julia creen que ella está deprimida. Pero no.
No es depresión. Es simplemente, indiferencia.


Julia es una chica normal, pero sin relieves.


Y un día, Julia conoció a Juan. 
Y no se dio cuenta de que el mundo cambiaba de posición.

Ahora vive patas arriba.
Pero ya no le dicen que está deprimida.

[niña+cabeza+abajo]


lunes, 25 de junio de 2012

Vergonzoso

Desacreditada por la opinión moderna, la sentimentalidad del amor debe ser asumida por el sujeto amoroso como una fuerte transgresión, que lo deja solo y expuesto; por una inversión de valores, es pues esta sentimentalidad lo que constituye hoy lo obsceno del amor. Fragmentos de un discurso amoroso, Roland Barthes
Lo primero, es extrañar al otro. Desear su presencia. Recordar los momentos compartidos. Un viaje en colectivo con una sonrisa pegada en la cara, sólo porque se te vino una imagen a la cabeza. 
De ahí a admitir que uno extraña... hay un abismo. Es difícil dar el paso. Decirle al otro que se lo extraña. Decirle.  Implica aceptar que hay una necesidad. Implica bajar el muro que nos protege.
Implica abrirse.

Confesar un sentimiento, un afecto, un cariño, cuando la relación está tomando forma, es obsceno. 
Es declararse abiertamente frágil y vulnerable. Curiosamente, es un acto de valentía mostrarle al otro la vulnerabilidad propia. Un acto de coraje.
Uno puede querer secretamente al otro. Incluso puede, de a poco, permitirse demostrárselo. Debe controlarse, que no se note tanto. 
Mientras se está formando, debemos cuidarnos, abrirnos, pero de a poco. 

Podemos sin pudor decir que nos resulta sexualmente atractivo alguien. Sin sonrojarnos podemos hablar de sexo y de aberraciones, de posiciones y de gustos personales. De juegos sexuales y de experimentos.

Pero hablar de sentimientos... es tabú.
Decir "te quiero"... obsceno.


jueves, 21 de junio de 2012

Traición

No digo venganza. 
No acepto la Ley del Talión.


Hoy encabezás la lista de gente muerta para mí. 
Son tres.
Seguro que podrían ser amigos. 

Si tuvieran la capacidad de ser amigos de alguien.
God Speed... 

miércoles, 13 de junio de 2012

Chamuyos varios y pelotudez crónica

(Disclaimer: el siguiente texto está muy lleno de puteadas, si a Ud. le molestan las puteadas, favor de no seguir leyendo el post. Y el blog en general, porque soy de putear bastante. Perdón por las molestias ocasionadas)

Soy mujer. 
Como tal, he sido y soy víctima de chamuyos varios provenientes de la platea masculina. Más específicamente de la platea masculina que YO ELIJO para salir. Que es una platea especial. Especialmente llena de idiotas, pero especial al fin. (Y yo sé que en el pasado he elegido bastante mal. Espero que a futuro cambie esa capacidad innata de elegir siempre al menos conveniente.)

Todo bien, me han chamuyado (y he chamuyado) pero de ahí a SIEMPRE PENSAR LO PEOR... hay un laaaaaaaaaaaargo trecho.

O sea... hay veces que es bastante clara la situación y uno quiere creer... porque no hay cosa peor en el mundo que sentirse no deseado. Entonces, una se inventa miles de excusas para creerle al otro, de manera que nuestro ego se mantenga alto, intacto. Hasta que las mentiras van trepando y trepando como un castillito de cartas... y un buen día, no le creemos más. Y los hijos de puta son ellos!!! porque nos mintieron! Y VOS TAMBIÉN TE MENTISTE MAMITA!!! Vos te mentiste cuando te sonaba a chamuyo y dijiste,  poooobre seguro que está re cansado... poooobre. Poooobre pelotuda. 

Pero hay que encontrar un punto medio! Tampoco hay que pensar que TODO ABSOLUTAMENTE TODO lo que te dicen es para cagarte! Sensatez, por Dior, sensatez!
Si no, puede suceder lo que pasó en esta nota, y no solo que quedás como la pelotuda del siglo, sino que además, no podés vivir! A ver si nos entendemos... si te van a cagar, te van a cagar le creas o no le creas, estés alerta o dormida o en coma. No a la persecución! No a hacerse la cabeza al pedo! Mirá si con todas las cosas que uno tiene que pensar día a día, ENCIMA va a tener que "decodificar" absolutamente toooodo lo que te dicen los hombres. Pffffff

Algunos de los destacados de la nota... 
Cuando un tipo te dice "Bancame, te llamo en 5", sonaste; estaba hablando con otra /// ¿No hay posibilidad alguna en la tierra de que justo lo hayas llamado y él esté en un banco y no te pueda atender? ¿O en el baño, y le de cosa hacer la descarga mientras habla con vos? NOOOO! SEGURO QUE ESTABA CON LA OTRA!! WTF??? bajemos un cambio che!!

Cuando un tipo dice "Amor, se me hizo re tarde, no sabés lo que me pasó...", sonaste; viene de estar con otra ///  Obviamente que estaba con la otra, porque no le puede haber pasado nada, porque, es altamente improbable que surja un imprevisto en la vida de una persona aleatoria. O sea... OBVIO QUE TE ESTABA CAGANDO!!! No puede ser que haya tenido un accidente, ni que se haya cruzado con un conocido y se haya tomado un café, o que se haya atrasado en el trabajo... NO! la única razón en el universo de posibilidades... es que te estaba cagando! Come on mujeres!!! No seamos tan perseguidas!

- Cuando un tipo te dice "Te juro que quiero que seas la madre de mis hijos, pero no ahora", sonaste; no lo enganchás más /// WTF????!!!!! No voy a comentar lo mucho que me molesta el verbo "enganchar" en esta frase.

Ojo... que esto no significa que haya que comerse las verduras así crudas como nos las tiran...
-Cuando un tipo te dice "Tomémonos un tiempo", sonaste; se calentó con una compañerita del laburo /// "Quiero que nos tomemos un tiempo" es la versión light de "no te quiero ver más" lo diga quien lo diga...
- Cuando un tipo, ni bien te conoce, te dice "Vámonos de viaje, hagamos cosas juntos, quiero que conozcas a mi familia, a mis amigos, tengamos muchos planes juntos", sonaste; seguro te larga en los próximos tres días" /// Si un tipo que recién te conoce te promete el cielo y las estrellas, y vos te la crees, te merecés que te caguen, por pelotuda.
Cuando un tipo te dice "Para mí, de tus amigas vos sos la más linda, posta", sonaste; piensa que le daría a todas /// jajajajaja puede que seas la más linda, ponele, pero siempre va a haber pensado en tus amigas. SIEMPRE. Y sabe a cual le daría y a cual no. Pero hagamos un mea culpa mujeres... puede que no lo digamos, pero también lo pensamos... Y QUÉ?? Qué problema hay con que mire a otras mujeres??? Que no tiene ojos acaso? Yo prefiero que mire a otras mujeres y que me elija a mí!

Bueno, basta de enojarse con tus compañeras de género. No somos todas iguales. 
Creo.
Espero. 


jueves, 7 de junio de 2012

Primeros amores

Se llamaba Lucas A. Era mi compañerito de primer grado.
Yo, la nena de las dos colitas y los ojos azules y grandotes. Él, un morocho de ojos verdes con los pelos parados y uno de los más populares del grado.
Nunca me dio bola. Creo que nunca le dije que me gustaba.

Ya en tercer grado, y en otro colegio, el dueño de mis suspiros era José A. Yo debo haberle sacado una cabeza y media, alta, larga y pavota, enamorada del primero de la fila. Rubiecito, ojos marrones. Creo que tenía el pelo ondulado.
Una vez le dije, "Le gustás a la Rosita". El pibe la tenía clara... "Y a vos también".
No me gustó más.

En jardín de 5 tenía un enamorado. Me perseguía, me empujaba, me partía los crayones y me pegaba. En un acto de damas antiguas, me preguntó si quería ser la novia. No me acuerdo qué le contesté.
Mis viejos se acuerdan de él siempre. Estaba vestido de vendedor ambulante y decía "A lo´ zochori muchacho´a lo´ zochori"

Una amiga se reencontró con su primer novio. Novio sin beso. Ella tenía 10, él unos 12/13. Él le dijo, no me acuerdo cuando me dejaste, me acuerdo de cuando te declaré mi amor. También le contó que ella le dijo "es hora de que me des un beso". Él no se animó.


jueves, 31 de mayo de 2012

Cinismo de hadas

En lo que respecta a las parejas, no hay un amor perfecto. Absoluto. No hay un final feliz.
Las historias que nos metieron en la cabeza como el ideal de amor, esas historias de princesas, terminan donde empieza todo. Nos contaron sólo la parte linda, flirteo, el enamoramiento. Sólo la parte llena de adrenalina, que nos enceguece, que nos embota.
¿Qué pasó con Cenicienta? Ese príncipe azul (que se enamoró de ella simplemente porque estaba arreglada como una igual, pero que la desconoce si está vestida de fajina) es poca cosa para ella. Y ahí va, y se enamora! Cuando te cuentan el cuento de chica, la primera reacción es... "Ahhhh". Y después (más grande, más cínica y más quemada) te ponés a pensar... pero este pibe es un pelotudo!!! Y ella??? Otra pelotuda más!!!
Pero claro... uno lo ve desde afuera. Desde esa región del "no enamoramiento".
Las personas enamoradas son irracionales, no tienen sentido de proporción. Estar enamorado es lo mejor y lo peor que te puede pasar en la vida. Es luz, magia, primavera y arcoiris. Y al mismo tiempo es estupidez, ceguera e idealismo. Una persona enamorada es un fan.
Cuando por fin se disipa la nube en la que tenemos la cabeza cuando nos enamoramos, sólo hay dos caminos posibles. Amor u olvido. Una vez que el enamoramiento se ha desvanecido, quitando por fin las vendas que nos enceguecían, y vemos por primera vez a la persona real, sólo podemos haber transmutado en un amor maduro o  haber tomado el derrotero más común, el que termina en olvido.

Pero entonces... no era amor?

No hay fuego que queme más que el que arde ahora mismo.
Cada amor se vive como el definitivo, como el ideal, como el cuentito de hadas que nos contaban de niños. No creemos posible amar a otro, ni que alguien ame al otro como nosotros.

Ahhh pero entonces... fue amor.

 ERRABUNDEO. Aunque todo amor sea vivido como único y aunque el sujeto rechace la idea de repetirlo más tarde en otra parte, sorprende a veces en él una suerte de difusión del deseo amoroso; comprende entonces que está condenado a errar hasta la muerte, de amor en amor. Roland Barthes, Fragmentos de un discurso amoroso.

jueves, 17 de mayo de 2012

Sutileza femenina

Cuando publiqué "Piropos" estaba hablando con un amigo sobre el tema, y me dijo que debería hacerle un addendum a dicho post, aclarando la versión femenina. No precisamente de los piropos en sí, sino de las técnicas y estrategias femeninas de "levante".
No me ha pasado de conocer a alguna mujer que diga piropos. Capaz que las hay... pero creo que nuestra manera de demostrar interés en alguien desconocido, es mucho más sutil, mucho más elegante también...
A veces.
Pasa a veces que no nos sale ser taaaan  sutiles. Ni tan elegantes.
Pasa que  a veces, el "amor" (?) nos pone medio tontitas y, más allá de la seguridad que tengamos cotidianamente, cuando estamos en presencia de la persona que nos mueve las estanterías, hacemos y decimos pavadas, que luego nos reprochamos mentalmente.

Entonces, en definitiva, qué hacemos? (en el sentido de qué hacemos las mujeres en general, no qué debemos hacer, si supiera qué debo hacer, no estaría sola... mal podría dar consejos yo)

Sonreírle.
+ Sonrisa femenina. Está bien, te gusta, le sonreís. Una sonrisa sincera, un poco de rubor.  Puede ser una risita chiquita, como para adentro. Un pequeño jiji.
- Risotada. Puede que la sonrisa se te vaya un poco de las manos... tratemos de no llegar al extremo de que se nos escape un ronquido de chancho.

Presentarte.
+ Saludo casual. Un "Hola, soy Fulana, Cómo te llamás?" puede ser una buena forma de iniciar una conversación y es una excelente manera de demostrar tu atracción de manera delicada y femenina.
- Saludo de muda. "Hola" y quedarte muda. Es lo peor. Encima te ponés colorada. Y más nerviosa te ponés, menos palabras te salen. El tipo no sólo se da cuenta de que le gustás, sino que además sospecha que tenés un pequeño problemita mental. Y por dentro te querés matar.

Ruborizarte.
+ Un poco colorada, mientras sonreís. Se entiende, por dentro tenés un fuego que lo quema todo. Es lógico que te pongas un poquito colorada mientras sonreís pícaramente.
- Rojo furioso, manos sudorosas y frente perlada. Ufff. Te gusta, encima seguro que te quedaste muda. Y sólo podés pensar en lo bueno que está. Y en que se va a dar cuenta de que te gusta mucho y de las cosas que le harías que pasan por tu mente. Y en que un tipo como él no te va a dar bola jamás. Y puff. Automáticamente te prendés fuego, no solo los cachetes, sino la cara entera, no coloradito como un sano rubor, sino rojo furioso, como quemadura cicatrizando. Transpiras por todos lados. Espantoso. Horrible. Huí de ahí ya!

Tocarlo.
+ Tocarle el brazo o la mano, casualmente. Ya estás charlando con él y en medio de una explicación o por alguna otra excusa, suavemente apoyas la mano en su antebrazo. Demostrás interés satisfaciendo la urgente necesidad de contacto físico con el susodicho.
- Pegarle sin querer. Bueno, superaste la mudez repentina, estás charlando con él. Qué lindo que es. Querés tocarlo. Estirás el brazo para tocarle el brazo y justo él se mueve, generando un contacto involuntario entre tu brazo y su nariz. O peor!! le querías tocar la pierna y se mueve y le estás tocando el bulto. Ya está, te querés matar.

Mirarlo. 
+ Mirada penetrante y seductora. Puede pasar que el tipo indicado (a simple vista) se nos cruce en la calle mientras vamos a mil. O que un galán nos llame la atención desde la otra punta de una habitación... No hay tiempo que perder. Miramos a los ojos, levantamos levemente las cejas. Y sonreímos.
- Mirada embobada. Otras veces, nos pasa que tanta mirada, tanta mirada... nos chocamos con algo. Un claro ejemplo es esta señorita, que por mirar embobada a un chico de sweater rojo... se chocó con un Picasso, haciéndole un corte a la tela. No contenta con esto, al día siguiente publicó en Craiglists el siguiente anuncio (la traducción me pertenece) "Esto fue el viernes en el Met (Museo Metropolitano de Nueva York). Te recuerdo del ascensor, cuando íbamos del primer al segundo piso. Tú eras el chico del sweater rojo... yo mantuve la puerta abierta y vos me sonreíste. Te vi de nuevo en la sección de Cubismo. Yo estaba parada en frente de la pintura "El Actor" de Picasso. Tú estabas mirando la obra de Matisse "Vista de Collioure y el mar". Estuviste parado ahí un buen rato, haciendo bocetos en un cuaderno marrón. Estaba a punto de acercarme, pero me congelé y terminé tropezando y cayéndome sobre la pintura, dejándole una pequeña rajadura. Creo que te fuiste antes de que vinieran los de seguridad. Si leíste esto en las noticias al día siguiente, soy la chica del ascensor."

Bueno che... es lo que hay... a veces nos sale bien... y otras... ssssssssssssss....

lunes, 14 de mayo de 2012

Los exes

Ay! Esos hombres que viven en el nuestro pasado!
Ay! Esas promesas de amor eterno incumplidas!
Ay! La de veces que nos hemos preguntado "Qué carajo le vi???
Ay! El pasado nos condena...

Hoy recuerdo con una sonrisa las lágrimas vertidas en su momento por cada uno de mis exes (ex novios, ex amantes, ex amigos con derecho, ex amor imposible, ex whatever). Es que en su momento, era importante... en su momento, tenía sentido... en su momento.... estaba cegada por la BOLUDEZ que nos invade cuando andamos enganchados...

Me ha pasado de volver a ver a alguno de mis exes y decirme... Pero por el amor de Jebús! Qué carajo le vi??

Por todo esto, hete aquí que vengo a hacer una recopilación de los diferentes tipos de exes... y cómo actuar ante ellos...

* El ex piola: Se trata de un personaje con el que las cosas terminaron relativamente bien (generalmente, vos terminaste la relación, pero él tampoco tenía muchas ganas de seguir), es una persona a la que no le guardás rencor, con quien ya se habló todo lo que se debía hablar y con el que está "todo bien". Estos son los más peligrosos en el caso de sequía emocional. Puede ocurrir que se crucen en la calle, o que aún lo tengas en el chat o el Facebook, la cosa es que por algún motivo, en algún momento puede ser que te parezca una buena idea volverse a ver o juntarse a tomar algo. NO. No es una buena idea. El ex piola es, ante todo, un ex. Todo bien con que nos crucemos, charlemos y nos riamos juntos -a la distancia- pero cada uno sigue su vida, la relación no va a ser nunca lo que fue. MUY IMPORTANTE: Cuando hay sequía... no llamarlo! Es más, es mejor borrar el número directamente, para no caer en la tentación de sólo recordar los buenos momentos.

* El ex que te gana: Listo, se terminó la relación. Cada uno por su lado. Todo bien. Y así un día, de la nada, sabés de él. Puede ser por alguien que te cuenta, o porque la vida es una perra y te lo pone en frente en la peatonal. Y resulta que su vida cambió totalmente. ¿Antes era un vago? Consiguió un trabajo buenísimo. ¿Se dejaba la barba y olía mal? Te lo cruzas y parece un Adonis que huele a paraíso. ¿No tenía futuro? ¿Sólo quería tocar la guitarra? Tadáaaa, sacó un disco, se hizo un fucking millonario! Encima seguro que el día que te lo cruzás, vos estabas indispuesta, horrible, vestida de entrecasa y con el pelo hecho un nido... y él iba de punta en blanco, más lindo que nunca. Y encima, con la sonrisa más blanca del mundo, te cuenta de que está de novio, o que se casó y tiene una familia hermosa. Y que se ganó el Quini. QUÉ HACER: No creerle todo, puede que le esté yendo bien, pero si te echa todo junto en la cara, es que le picás todavía... Y reírte mucho. Cuando pasa una cosa así, no queda otra que reírte...

* El ex "oh mi dios, por qué?": Es el que cuando te lo cruzás, honestamente dudás de tu capacidad de raciocinio, y querés matar a tu yo del pasado, por haber salido con semejante monstruo. Generalmente cuando te lo cruzás vos estás di vi na, en tu mejor momento... y lo ves al susodicho... y te querés matar, por bichera. QUÉ HACER: Sonreír y seguir tu vida. (No caer en la tentación de intentar ser la ex que le ganó -del punto anterior- No importa lo mal que hayan terminado las cosas, hacer leña del árbol caído es de yegua... y si necesitás mostrarle lo bien que estás, no lo superaste...)

* El ex desconocido: Aquel que fue tu amorcito hace tanto tanto tanto tiempo que de casualidad te acordás de él, recién cuando te dice "soy Pepito, te acordás? Siempre íbamos a tomar cerveza a lo de Menganito". De más está decir que si te olvidaste completamente de él es porque nunca hizo nada ni demasiado bueno, ni demasiado malo... simplemente fue un "relleno". QUÉ HACER: Nada... ni te acordabas el nombre... no cambia tu vida en absolutamente nada.

* El ex hijo de puta: Ese que te duele, que te acordás patente que te cagó con todas las que se le cruzaron, que te cagó plata, que cagó a tus amigos... que se cagó en vos, básicamente. QUÉ HACER: Ver lo viejo, demacrado y feo que pueda llegar a estar. Compararlo con lo divina que estás vos. Y NO HACER UNA ESCENA. No importa lo mucho que lo odies, si hacés una escena, sólo te perjudicás vos misma, porque a él ni le vas, ni le venís. Y vos vas a hervir de la rabia. Laissez faire, Laissez passer, dejar hacer, dejar pasar. Dejar pasar de largo, como si no lo hubieras visto.

* El ex que no fue: Es la cuentita pendiente que te quedó picando. El que no te dio bola. Lamentablemente, salvo contadas excepciones, siempre están más buenos que antes, y te tientan horriblemente. QUÉ HACER:  Y... vos fijate... no es cuestión de andar dejando las peleas sin pelear... Yo, una ondita le tiro, a ver si pica...
Ahora... tirar onda y si el otro pica, hacerse la "ay, no" es de histérica. Vos fijate.

* El ex "todo bien": Se terminó y está todo bien. Te lo cruzás y está todo bien, incluso charlan un rato, ambos crecieron, cada uno siguió su vida, le va relativamente bien. No hay broncas, ni nada.... QUÉ HACER: Nada, charlar un rato, si se da, sonreír y seguir con tu vida.

* El ex psicópata: Aquél que no te superó. Que sigue enganchado en el mismo rollo de siempre. Te persigue, te invita a salir de vez en cuando. Mágicamente sabe todo de vos. QUÉ HACER: Huir. Rápido.

Puede que existan otras categorías, pero, la verdad, no se me ocurre ninguna ahora... así que bueh...

Anécdota de un ex:
Yo una muchachita de 15 años... él un par de años mayor (un par de pares... bastante boludón ya)... Oportunamente, nuestro noviazgo había acabado, precisamente porque yo tenía 15 años y no sabía bien qué carajos quería, así que lo adorné con unos cuernos di-vi-nos... y luego le dije "te metí los cuernos" (podrán acusarme de infiel, pero no de mentirosa) seguido de un rotundo "quiero terminar la relación". El muchacho, que debería haberme mandado a la mierda, no sólo no lo hizo, sino que, lloroso, me pidió que no termináramos y que me perdonaba (entre otras cosas que no vienen al caso). Yo calculo que debe haber sido un momento muy de mierda para él, si no, no puedo explicarme su reacción cuando me lo crucé en la calle, muchos años después (7/8 años). La cosa es que iba yo caminando por la peatonal, cuando lo veo, después de tantos años, venir caminando hacia donde me encontraba yo. Yo sonreí, porque iba a saludarlo. Y ahí noto que venía de la mano de una chica (una morocha bastante linda, he de decir) y que al verme, tiró de la mano de la novia (?) de manera de ponerla adelante de él, como diciendo: "Mirá que buena que está!". Y después pasó a mi lado, asintió con la cabeza como saludando, pero sin saludar... y siguió. La verdad, me dio un poco de pena. Pobre chabón... cómo le explico que ya no soy esa pendeja yegua que lo lastimó? Y cómo le digo que no hace falta pasearla a la minita, hacerla desfilar, porque a mi, honestamente, no me importa qué es de su vida?
Má sí... que se curta...
Me pregunto... ¿qué clase de ex seré yo?

viernes, 11 de mayo de 2012

Piropos

No importa lo linda, fea, flaca o gorda que seas... si sos mujer, el piropo es parte de tu vida. Muchas veces me pregunté si a alguien le sirvió para levantarse a una minita alguna vez un piropo, porque la verdad, el comportamiento normal de las mujeres que conozco ante un piropo, es hacer como que no se escuchó y seguir de largo... o reírte, y seguir de largo...
Quiero saber para qué tanta historia con los piropos...

Existen diferentes tipos de piropos... por ese motivo, acá va un compilado de piropos que me han dicho, o que les han dicho a amigas y conocidas mías, para ilustrar cada categoría.

* El piropo tierno: Comúnmente brindado por señores mayores, el piropo tierno tiene la característica de ser una frase que te hace sonreír y te dan ganas de abrazar al señor... Ejemplo:  "Si yo tuviera 30 años menos, me casaría con vos sin pensarlo" (mi dentista, de unos sesenta y pico)

* El piropo gracioso light: Frase original y cómica comúnmente escuchada de hombres jóvenes y de algunos albañiles... Ejemplo: Una vez veníamos caminando con mi mejor amiga por la calle, ambas vestidas de negro, se nos acerca un chico, se para en frente nuestro y nos dice: "¿Saben qué es lo único negro que les falta a ustedes? Yo en el medio, hermosas!" (vale decir que nos hizo reír y que, a pesar de que fue hace ya como seis años, aún nos acordamos de este muchacho)

* El piropo gracioso porno: Frase cómica no tan original (ya que se repiten hasta el hartazgo algunas) bastante subida de tono que por lo general, te hace poner en la situación de querer reirte y querer llorar al mismo tiempo... porque es gracioso, pero te sentís ultrajada de alguna manera. Ejemplo: "Te pongo una manzana en la boca, y hasta que no se haga sidra no te dejo de chupar la concha, mamita!"

* El piropo guarango: Frase no cómica, no original, lisa y llanamente asquerosa, los que las profieren merecen una patada en la zona genital con unos borcegos punta de metal, por hijos de puta. Ejemplo: "me imagino esa boca haciéndome un pete y ya acabo putita linda" (un hijo de puta, en la calle... lo mutilaría)

* El piropo inentendible: Decir un piropo debe ser un ejercicio de autoestima también, por lo tanto, algunos se acobardan a mitad de la frase, así que pasa a veces, pasas al lado de alguien y escuchás algo... no podés decir bien qué escuchaste... pero algo te dijo...Una vez, mientras iba a encontrarme con el que entonces era mi novio, a escasos veinte pasos de él pasa un señor al lado mío y me dice: "Mamita... jhfkjgskjghfhskjhdhskhfd sesenta y nueve". La verdad sea dicha, pensé que me estaba preguntando una dirección... y me frené y le pregunté "¿Cómo?" y me contestó una guarangada, que me hizo poner roja de pies a cabeza... el otro no entendía nada...

* El piropo que te alegra el día: Hay veces que te dicen algo que, quieras admitirlo o no, te alegra el día. Hace unas semanas, me subo a un taxi, y el taxista empezó a darme charla... en eso me dice: "vio doctora que las famosas tienen personal trainers? Yo quiero ser su personal chófer (?), si usted siempre se viste así de linda, yo la paso a buscar y la llevo gratis con tal de verla" La verdad, me hizo reír, y ese día me sentí que estaba hecha una diosa!

* El piropo creepy: Es el que te hace cuestionar la salud mental del emisor del mismo, y que te dan ganas de llamar a la policía, por las dudas... Hace un par de días, un señor de unos 50 años, comenzó con un piropo tierno "sos hermosa"... para luego seguirme como por cuatro cuadras diciéndome que se había enamorado, que por favor le diera mi número, etc etc etc. Yo no sabía si correr o llamar a un policía... hasta que finalmente me metí en un edificio y él siguió. La gente está mal loco!


Este video está muy bueno, nos hace ver lo que soportamos a veces las mujeres...


viernes, 4 de mayo de 2012

Nuevos destinos

Hermana de mi alma, amiga, compañera, enferrrrrmita mía... te amo.
No importa cuántos kilómetros nos separen mañana, vamos a estar juntas. 
Porque no pasa seguido que uno encuentre una amistad como la nuestra, que sobrevive diferencias, convivencias, exámenes, discusiones. Que sobrevive una carrera. 
Y esto es nada!

miércoles, 25 de abril de 2012

Te quiero amiga

Hay veces que la vida se pone pesada, que no tenemos ganas de reír ni de levantarnos, ni de nada. Hay veces que el cuerpo nos pesa y la mente no nos deja en paz.

Por suerte, hay veces que la vida nos cruza con gente que nos hace la carga mucho más liviana. Que cuando nos ve bajoneados y tristes, sabe que la risa es el remedio infalible.

Ella es una de esas.
Gracias por estar siempre... no con la palabra justa (porque si bien amo las palabras, hay veces que están de más) sino con la sonrisa siempre a punto, lista para quitarte peso de encima casi instantáneamente. Gracias.
Hoy, 25 de abril, fue el cumpleaños de KuroiBara, la más grossa de las grossas, la nave nodriza de las ñoñadas, la eterna portadora de la sonrisa más contagiosa de todas... y, por sobre todas las cosas, la persona más adorable con la que he tenido el gusto de cruzarme en esta vida.

Te quiero, amiga de mi alma, feliz cumple.

(La interfaz de Blogger no me deja subir fotos.... maldita peluquera!!!)


viernes, 20 de abril de 2012

Hablar solo

Me pasa que me gusta hablar. Mucho. Me gusta intercambiar opiniones, disfruto de conocer a los demás, me resulta interesante escuchar lo que dicen. Pero por sobre todas las cosas, me gusta que los demás escuchen lo que tengo para decir.
A pesar de que la mayoría de las veces lo que tengo para decir son pavadas varias. Igual quiero decirlas.
La cosa es que me pasa que cuando voy por la calle, o estoy en el colectivo, o de alguna u otra manera de desplazo de un lugar a otro, mi mente deambula por temas varios, manteniendo una conversación conmigo misma que pocas veces tiene fin. Como ya lo demostré anteriormente, estas conversaciones raramente tienen un mismo tono, ya que puedo ser varias voces al mismo tiempo. Por este motivo, muchas veces mientras voy caminando, voy hablando sola. Pero no en voz alta, como los locos (bah, no que yo sepa... vaya a saber...) sino en un debate interno interminable que está plagado de diferentes puntos de vista los cuales son todos democráticamente oídos.
 La cosa es que por ahí, en medio de estas conversaciones, algunos de mis pensamientos me sorprenden por su genialidad (jaja) y pongo cara de "mirá vos" o de "nah, no puede ser". Y son caras que son muy fácilmente identificables...
 Nunca me había fijado... pero los otros días en tribunales, vi a un colega que iba claramente hablando consigo mismo, y, por la cara que ponía, no le estaba yendo muy bien en ese debate interno. A partir de ese momento, me fijé con más atención... y parece ser que los abogados en general tienen esta afección de hacer caras mientras hablan solos...

Una de dos:
 1) Tanto nos gusta hablar, que no paramos por una nimiedad como el hecho de que nos falte partenaire para mantener la conversación.
o...

 2) Los abogados... estamos todos locos....

domingo, 8 de abril de 2012

Destino

Pero vos... ¿creés en el destino?
Y no sé.
¿Cómo que no sabés? O creés o no creés. Es bastante fácil de dar una respuesta. No me des vueltas.
Pero te digo que no sé! ¿Qué querés que te diga? No sé... Para vos... ¿qué es el destino?
Y... algo que está escrito.
Bueno, entonces no creo.
Ah, no! ¿cómo que entonces no creés?... Si yo contestaba otra cosa... ¿entonces sí creías?
Y sí... capaz, no sé. ¿Cómo sabés si estaba escrito?
Y... si te pasa estaba escrito, estaba en tu destino. Vos estabas destinado a enamorarte de tal persona. Pum, te enamoraste de esa persona.
O sea, me decís que todo lo que te pasa "estaba escrito"... bastante aburridos de leer deben ser los destinos entonces...
Bueno... no todo... sólo lo importante...
¿Y cómo sabés qué era lo importante y qué lo trivial? ¿Nunca te pasó que algo trivial desembocó en algo importante?
Y sí... pero entonces no era trivial... y no lo sabías... cuando mires para atrás recién te vas a dar cuenta de que era importante y no trivial.
O sea... para vos el destino, si bien es algo que está escrito para el futuro, recién se presenta como escrito pasado, cuando mirás para atrás...
Uhhh me mareaste... pero sí... más o menos... ¿Qué es el destino para vos?
Puede ser como una evolución.
Uh... me perdiste.
Claro, una evolución. Imaginate que te cruzaste con la oportunidad de tu vida pero vos no estabas listo para tomarla... entonces, no va a ser la oportunidad de tu vida... va a ser algo que no se dió. Y según tu teoría del destino, algo que después te vas a dar cuenta de que no estaba escrito...
Aha...
En cambio, si el destino es una evolución... entonces se te va a dar la oportunidad, si y sólo si estás listo para tomarla. O sea... sólo depende de tu crecimiento. Si hacés siempre lo mismo... ¿cómo va a cambiar el resultado? Es como levelear en un juego. Sólo si tenés ciertas cualidades aprendidas, podrás hacer nuevas misiones.
O sea... según tu teoría... el destino, ¿depende de vos?
Y... sí.
Tenías razón entonces.
...?
No creés en el destino...

miércoles, 4 de abril de 2012

¿Será?

Ayer me encontré con la factura del libro que le había regalado.
Rompí la factura, tiré el papel.
Pensé en que debería haberme comprado ese libro para mí. Siempre quise tenerlo.
Ya me lo compraré.
Qué buen libro.
Encima seguro que ni lo lee, con la dedicatoria que le había puesto, no puede tenerlo por ahí, al alcance de cualquiera. Linda explicación tendrá que dar.
Qué pena haberle regalado el libro que yo quería para mí. Pobre libro abandonado a su suerte.

Y también pensé en que no debería tener que cruzarme con papeles o cosas que me lo recuerden. Si uno anda con el corazón roto, no tendría que cruzarse con más elementos punzantes.
Y me reí porque me imaginé andando en puntitas de pie por una habitación repleta de vidrios rotos.

Y después pensé en que no sé cómo se previene un corazón roto.
"Teniéndolo ocupado" me dijo mi compañera de casa.
Y me reí por la respuesta ocurrente.

Más tarde pensé en que tampoco sé cómo mantenerlo ocupado.
Y me reí por la ironía.


Mucho, mucho después me acordé de una frase tonta que solía decirme...
Y me reí.



Ya no me acuerdo el último día que lo lloré.
Y no sé exactamente cuándo, pero en algún momento... aparentemente.... volví a reír.

jueves, 29 de marzo de 2012

Ser Gordo

El ser políticamente correcto de la sociedad en general no permite la diferenciación por raza, color o religión. El último baluarte de la discriminación es el tamaño de tu masa corporal.
Ser gordo es un estigma.
Todos sabemos que hay una cuestión de salud que viene acompañada con el sobrepeso, pero poco se dice del daño psicológico que causan esos kilos de más.
No hablo del que tiene 3 kilos extra. Por obvias razones de funcionalidad social y física, tampoco hablo de los que sufren de una obesidad mórbida que les impide desempeñarse en el día a día.
Hablo de las personas que son "gorditas" o "gordas" sin que estos kilos de más les imposibilite realizar ninguna actividad.
¿Qué implica ser gordo a nivel social?
- El paradigma de belleza hoy en día está en tener un cuerpo delgado. Esto significa que si tenés kilos de más, por definición, no estás dentro del paradigma de belleza. Esto no implica que no haya personas que se sientan atraídos por los cuerpos redondeados, pero si implica que más del 50% de las personas no te van a considerar atractiv@, independientemente de tu personalidad, cara, sonrisa, etc. Implica que como gordit@ si estás buscando pareja, tenés que "demostrar" que vale la pena CONOCERTE.
- Al ser gordo te acostumbrás a los "cumplidos punzantes". Muchas veces te dicen cosas lindas que vienen con un doble filo. Por ejemplo, "Esa carita tan hermosa... tenés que hacer dieta" o "Una chica tan linda... tendrías que bajar de peso así te conseguís un novio"
- Implica la presunción de que si sos gordo, no podés ser sexy. "Gorda fea" son dos palabras que van juntas en la misma oración demasiado seguido.
- Bancarse gente desconocida opinando sobre cosas bastante personales e íntimas. Un ejemplo bastante gráfico: Un día me crucé con una señora bastante mayor en el horario del almuerzo, mientras yo picaba algo antes de volver a trabajar. No me dijo "Hola" como cualquier persona normal. Me dijo "no deberías comer eso". Así, lisa y llanamente.
- Implica preguntas incómodas y un comportamiento esperado de tu parte. Hace un tiempo mi tío me preguntó: ¿Cuándo vas a bajar de peso? Como si estuviera en falta, como si fuera una obligación que yo tengo para con él o para con el mundo, algo que DEBO hacer.
- Implica que la gente espera que te sientas incómodo con tu cuerpo. "Si sos gordo, entonces no hay chances de que seas feliz, no hay posibilidad de que tengas una autoestima saludable. Si sos gordo, te tenés que odiar."

Y NO ES ASÍ.
Todos los gordos y gorditos vamos a luchar contra el sobrepeso y va a ser nuestro peor enemigo siempre. El que diga que no baja porque le gusta ser gordo, miente. No todos tenemos la misma fuerza de voluntad, ni la misma motivación, razón por la que muchos no van a ganar nunca la batalla.
Pero ojo! Esto no implica que no me quiera tal cual soy. Esto no implica que no pueda ser sexy, o feliz. No implica que no podamos conseguir parejas.
Ser gordita no me impide, señora, señor, ubicarlo en la góndola cuando Ud. hace un comentario fuera de lugar. Ser gordito no implica que me tenga que bancar sus comentarios de mierda, ni sus cumplidos con puntada. No, no. Ser gordito no me hace simpaticón ni sumiso. La personalidad y el carácter poco tiene que ver con el índice de masa corporal. Si Ud. hace comentarios desubicados, espere una respuesta acorde, y si no la recibe, agradezca a mis padres, que además de hacerme "gorda" me educaron respetuosa.