martes, 21 de agosto de 2012

Inocencia y culpa

La primera vez que me tocaron el culo tenía menos de 11 años.

Yo era una nena bastante boludita para el concepto actual de una nena de 11 años, 18 años atrás, tener esa edad todavía implicaba jugar a "no pisar la lava" saltando de un lado a otro o jugar a los superhéroes (yo siempre era la Mujer Maravilla o Chitara). Tenía ya por lo menos un metro sesenta (o estaba cerca, a los 13 dejé de crecer, para plantarme en el metro setenta y cuatro actual) y no debo haber tenido un cuerpo tan de "nena", siempre fui bastante gamboa.
Mis primas habían mandado la provisión anual de ropa que ya no les quedaba (recuerdo con mucha alegría esa sensación de renovar tu placard con ropa "nueva", era genial) y entre esas ropas había un jean elastizado chupín, color azul oscuro, un poco más desgastado en las piernas. Lo recuerdo bien porque fue amor a primera vista. Me quedaba di vi no.
Lo usé al día siguiente para ir a la escuela (primaria). A la vuelta de mi casa había una casa pintada de color rosa oscuro (en la misma cuadra que la "mansión embrujada", algún día contaré esa historia) donde vivía... alguien... no me acuerdo si era un bicicletero, o un cliente del negocio de mis viejos... la cosa es que había ido con mi amiguita Rosita (compañera de la escuela de la que ya hablé acá) a golpear la puerta de ese "alguien" para preguntar "algo" (sabrá dior qué cosa) cuando vemos que se acerca un "señor" desde la esquina (capaz que tenía 18 años, para mí era un señor) y me tocó el culo.
O sea.
Casi me levantó unos diez centímetros del piso de la mano que me metió el muy hijo de puta.
Yo, en ese momento, no sabía qué hacer. La miraba a Rosita confundida y ella tampoco debe haber entendido nada.
Me fui a mi casa y rompí el jean. Lo escondí para no tener que dar explicaciones por el jean cortado (eventualmente lo tiré). Creo que no le conté a nadie lo que había pasado.
Me sentía culpable. Como que yo había hecho algo mal.
Era mi culpa que me hubieran tocado. Ese jean era muy ajustado. La culpa era mía.

Es impensable cómo funciona la mente de las mujeres a veces. Sin embargo, siempre que pregunté cuál fue la primera sensación ante este tipo de situaciones, la respuesta fue la misma: culpa.
Me pregunto cuál es la razón de ser de esto.
Me pregunto por qué mierda la culpa la sentimos las mujeres y no sienten culpa los pajeros que efectivamente, son los que ejercen violencia sobre las mujeres al tocarles el culo.

Hoy, en el colectivo, me tocaron impunemente el culo. La puta que lo parió.

4 comentarios:

A.Torrante dijo...

Estoy de acuerdo, deberían enseñarle a los hombres a no violar ni ser pedófilos, pero aparentemente no se puede, todavía. Parece que hay sustancias químicas que parecen atenuarlos, pero entre otras cosas depende de ellos tomarlos. Así que por ahora seguí cuidándote y cuando agarren a uno, un lindo "penne rigatti al ovo" y que se los coma...

Leviatan Ronin dijo...

Es jodido, en una sociedad donde el respeto se esta perdiendo muy seguido llegar a algo muy heavy es dificil. Y lo digo con lastima.

NI hablar que ese tipo de 18 asi como te lo hizo a vos pudo habérselo hecho a muchas mas nenas.


Y entiendo el hecho de no saber que hacer cuando te pellizquen el culo, de hecho a mi me lo hicieron una vez en el tren unas señoras mayores.



Beso beso.

f dijo...

que feo quedarse con esa idea de que fuiste vos.
todo debería resumirse a la frase:
todo lo que quieras, nada que no quieras.
abrazo
f

quimeras dijo...

es verdad Dana... como lo es para la mujer que dijo NO y no le respetaron, y que por haber estado en una situación "caliente" piensa que dió razones, que es culpable, etc., cuando el NO debería bastar...