lunes, 25 de junio de 2012

Vergonzoso

Desacreditada por la opinión moderna, la sentimentalidad del amor debe ser asumida por el sujeto amoroso como una fuerte transgresión, que lo deja solo y expuesto; por una inversión de valores, es pues esta sentimentalidad lo que constituye hoy lo obsceno del amor. Fragmentos de un discurso amoroso, Roland Barthes
Lo primero, es extrañar al otro. Desear su presencia. Recordar los momentos compartidos. Un viaje en colectivo con una sonrisa pegada en la cara, sólo porque se te vino una imagen a la cabeza. 
De ahí a admitir que uno extraña... hay un abismo. Es difícil dar el paso. Decirle al otro que se lo extraña. Decirle.  Implica aceptar que hay una necesidad. Implica bajar el muro que nos protege.
Implica abrirse.

Confesar un sentimiento, un afecto, un cariño, cuando la relación está tomando forma, es obsceno. 
Es declararse abiertamente frágil y vulnerable. Curiosamente, es un acto de valentía mostrarle al otro la vulnerabilidad propia. Un acto de coraje.
Uno puede querer secretamente al otro. Incluso puede, de a poco, permitirse demostrárselo. Debe controlarse, que no se note tanto. 
Mientras se está formando, debemos cuidarnos, abrirnos, pero de a poco. 

Podemos sin pudor decir que nos resulta sexualmente atractivo alguien. Sin sonrojarnos podemos hablar de sexo y de aberraciones, de posiciones y de gustos personales. De juegos sexuales y de experimentos.

Pero hablar de sentimientos... es tabú.
Decir "te quiero"... obsceno.


7 comentarios:

Leviatan Ronin dijo...

Yo no tengo dramas de mostrar mis sentimientos, es mas creo que en el blog a veces los muestro demasiado.
Y si el resto critica o hace alusiones al mismo la verdad me importa 3 genitales.

Y sonreir recordando un momento del pasado no es malo, lo es cuando ese recuerdo es diario.

Beso beso.

Larabi dijo...

Y si.... es así....
Decir te quiero, te extaño, te amo, te necesito, es decir de alguna manera : me tenés en tus manos, no me lastimes.... y algunas veces preferimos decir a la persona amada que la cogeríamos toda la noche con pausas sólo para tomar agua y de esa manera no exponernos a la aberración de sentirnos lastimados.

César dijo...

Mirá vos, ese fragmento lo tenía guardado en borradores para meterlo en algún post.

Lo que noto del post es que más que el efecto de abrirse lo que incomoda es el momento o los momentos en los cuales alguien puede llegar a abrirse completamente.

Si noté correctamente, entonces, en esos casos, de una "apertura precoz" por asi decirlo, no me parece un acto de valentía, sino de confusión, como decís, de un abismo. Uno se manda hacia un ejército con una espada de madera, eso no es valentía, es tener una venda en los ojos. Y está el otro extremo, cuando se tarda demasiado en abrirse, años, décadas, en los cuales es un acto de temor o hasta de cobardía. En cualquier caso, veo una falta de perspectiva.

Cuando hay perspectiva, cuando los puntos de vista pueden complemetarse con los sentimientos (porque sí pueden) entonces uno no puede fallar, ahí es donde uno debe tener coraje y dar el paso.

Si no noté correctamente, entonces debería seguir laburando y dejar de boludear jajajaj :P

Besos.

f dijo...

cuando se siente no hay que poner el freno, doña.
hay que tirarse al precipicio atado con un hilo de coser.
si no te aguanta el de abajo mejor que reviente.
beso!!
f

("menuda bandera para una canción...")

A.Torrante dijo...

Hasta que no se pueda hablar de sentimientos es coger. Cuando las palabras "obscenas" comienzan a sentirse cómodas, ya no es coger. No se si es hacer el amor, pero no es coger.

Dany dijo...

Bueno....hay mucha histeria también. Yo creo que se puede ir gradualmente reconociendo, aceptando y comunicando los sentimientos.
Está buena la entrada para pensar como somos. ¿Porque no hacés una escala desde el que dice te amo en el primer encuentro hasta el que jamás demuestraa algo.?
Conocí una mujer, después de salir la primera vez.....me decía que me quería y me hacía planteos. La verdad, esos casos son para rajar.

Un beso!

Dana Eva dijo...

@Levi... Me refería a sonreir recordando un momento compartido en una relación actual, que recién comienza. Yo en el blog me muestro entera, triste, loca, desesperada... tal cual soy... ahora, en la vida real... es diferente... Me cuesta mucho más articular un "te extraño" de manera verbal, que escribir ese mismo "te extraño"...
@Larabi... exactamente eso me refiero... poder decirle al otro, sin pudor, las degeneraciones más oscuras que se nos crucen por la cabeza, pero que un "te quiero" se nos quede trabado en el pecho, y no vea la luz...
@César... Obviamente que una apertura a destiempo, no sólo hace que el otro huya por el apurón o por la carencia (sea cual fuere el caso)... Pero, en realidad, me refería a la apertura en sí. Ponele que a tiempo. Capaz que no les pasa a todos, pero a mí sí. Decirle a la persona que estás empezando a sentir "algo"... de sólo pensar en decirlo, me agarra el pánico...
@F... Ay F!!! me hacés poner colorada che! Y respecto de meterle el pecho a la situación (cuac) y no pisar el freno... mmm no me sale...
@Ato... Me gustó tu definición... Las palabras obscenas, igual, me cuestan. Mucho. prefiero una caricia, un gesto, una atención, que "se lo digan".
@Dany... Huir y rápido! Es como decís... hay escalas... están los que conocen a alguien y ya se imaginan cómo van a ser los hijitos ¡y se lo dicen al otro, alegremente!.... y están los que no pueden decir un "te extraño" sin una batalla interna de abrir puertas y muros a espada limpia...

Besos a todos!!