lunes, 24 de octubre de 2011

La conversación que no será, ni fue, ni es. La anti-conversación.

Hola, ¿cómo estás? Yo mejor, de a poco, pero mejor. Nunca dijiste nada, me tuve que madrugar con tu ausencia, tu silencio, tu desprecio. Y me dolió. Fue feo por unas semanas. No podía tender mi cama sin pensar en que estuviste atado a ella. No podía abrir el cajón de los cubiertos sin pensar en tu amenaza de desarmar todo, para sacarle las miguitas. Cualquier canción hacía que me se pongan picosos los ojos, que se me traben las palabras, que se me anude una corbata fuerte fuerte en el cuello, casi casi sin poder pasar el aire. Estuvo feo. Bueno, igual, no querés saber nada de esto. Ya sé que no te importa, creo que fuiste bastante claro al respecto. Igual, sabelo que no va a ser así siempre. Ya no me duele tanto, puedo decir todo esto sin derramar hasta ahora ni una sola lágrima. Sabelo que algún día voy a pensar en vos y voy a tener que esforzarme para recordar el color exacto de tus ojos. Algún día voy a reírme de mi misma por haber hecho planes tan ridículos. Y no va a ser una risa amarga, va a ser genuina. Un día no vas a ser nada más que uno más. Y no me importa que hoy yo ya sea una más del montón. No me importa que no te importe. Porque sé que soy una mujer que vale la pena. Loca, histérica, enfermita, adicta al trabajo y a tener siempre razón, obsesiva y maniática del control. Así y todo, valgo la pena. Y tengo derecho a ser feliz y a enamorarme. Y tengo derecho a perder la cabeza. Así como la perdí con vos. Tengo derecho a zapatear de la felicidad, a que me duelan las costillas de tan henchido el corazón. A no tener otro gesto en la cara que no sea una sonrisa. Pero la próxima vez que me enamore, voy a intentar que el destinatario de toda esa energía, de toda esa fuerza, valga la pena. Porque así soy. Tarde o temprano, todo lo puedo superar. También te voy a olvidar. Algún día vas a ser uno más. Y nada más que eso. Un extra.
Por eso te digo todo esto. Quería darle un cierre. Basta de llorar por los rincones, patear baldosas y pensar en qué hice mal. Ya sé qué hice mal. Fue atribuirte cualidades que no tenías. Pero bueno, ese fue mi error. No es momento ahora de pensar en cambiar el pasado. Es hora de decir, simplemente, adiós.
Hoy entraste a mi pasado, solías decir.
Entraste al mío también.
Buen viaje, buena vida, buena suerte.



Que te vaya bonito
que no te vaya mal
y que el tiempo te deje
donde tengas que estar

7 comentarios:

Larabi dijo...

La despedida - Click Aquí

Leyéndote me acordé de este tema.... perdón que me meta claro... sólo se me vino a la mente...

Ya estoy curado, anestesiado
ya me he olvidado de ti
Hoy me despido
de tú ausencia
ya estoy en paz...

Ya no te espero
ya no te llamo
ya no me engano
Hoy te he borrado
de mi paciencia
Hoy fui capaz...

Desde aquel día
en que te fuiste
yo no sabía
que hacer de ti
Ya están domados
mis sentimientos
mejor así...

Hoy me he burlado
de la tristeza
Hoy me he librado
de tu recuerdo
Ya no te extrano
ya me he arrancado
ya estoy en paz...
Ya estoy curado, anestesiado
ya me he olvidado
Ya estoy curado, anestesiado
ya me he olvidado


Te espero siempre mi amor
cada hora, cada día
Te espero siempre mi amor
cada minuto que yo viva

Te espero siempre mi amor
Sé que un día llegarás
Te espero siempre mi amor
-( cada hora, cada día )
Te espero siempre mi amor
- ( cada minuto que yo viva )
Te espero siempre mi amor
- (no me olvido y te quiero )
Te espero siempre mi amor
- ( Sé que un día llegarás )

Te espero siempre mi amor
- ( Sé que un día volverás )

Answering machine:
Hola Manu .......?.........
nada... solo para saber
si todo va bien...
nada...un beso muy fuerte

Hola Manu, soy Juanjo
Manu? Manu? Manu?
Bueno,pues mira,
no contestas, te mando un fax.

Dany dijo...

Es una conversación para vos misma....que es lo que importa.
Duele, pero como te decía antes, se supera. A vivir! Un beso!

A.Torrante dijo...

repito consejo anterior, no sepultes los recuerdos, porque formás parte de ellos. Amigate con ellos. A lo sumo editá como las fotos en Picasa.
Recortas y te quedás con lo bueno.
Hasta un mal polvo tiene sus partes buenas, ¿o no? Bah, será que los varones somos más flexibles! :-)

Leviatan dijo...

Jajajjaja, el comentario de A.To me mato.

Los recuerdos deben quedar, buenos y malos. Porque por ellos somos como somos.

Replantearse que cosas uno hizo mal y bien esta bueno hacerlo pero que ello tampoco se convierta en una obsesion.
Hay cosas que uno no puede manejar.

Besote gigante.

MAGAH dijo...

Bien DanA! que le vaya bonito sí, por que si no les va bonito siguen etrnamente rompiendo las ...mmm...bolas?

Buenísima Rossana! Linda música, te acompaño!!!

Ro_© dijo...

excelente post de catarsis. Tantas veces escribí cartas como esta y después de llorar lo debido, las rompi y las tire al inodoro... tantas veces!
Si miro en perspectiva mi vida me doy cuenta que fue necesario que me pasara todo lo que paso para ser hoy quien soy, y saber de que soy capaz.

Lo único bueno que podes rescatar es aprender la lección de los errores que uno comete, y poder identificar los errores que cometió el otro para crecer como persona y evitar feas situaciones en el futuro.

Fuerza, todo pasa y este momento malo también pasara.

Cin dijo...

Quiero llegar a ese punto. ¿Puede ser YA?