miércoles, 22 de junio de 2011

Análisis del discurso versión minita

Si bien algunas mujeres nos caracterizamos por sobreanalizar todo al punto de la locura, una noche de alcohol con amigas, puede llevar este "defecto" a buen puerto. Así es que la noche del sábado pasado, Baileys con helado de por medio y, obviamente marcadas por la enfermedad que afecta a casi todas las mujeres solteras que pisan los treinta (CARENCIA DE AFECTO, CDA) hemos llegado a estas terribles conclusiones que salen de un cerebro de "minita" (Y hay que admitirlo, todas tenemos algo de minita), a saber:
- Tenemos el cerebro dividido en pensamiento lógico y pensamiento rosa.
El pensamiento lógico dice que si un hombre escribe a las tres de la mañana un "Hola, ¿Qué tal?" está pescando. El espécimen probablemente haya ingerido bebidas alcohólicas y nadie le dio bola hasta ese momento, por lo tanto, antes de bajar la bandera e irse solo a casa, tantea el terreno por si anda dando vueltas un revolcón.
El pensamiento rosa, o primitivo, busca príncipes azules hasta en la sopa. El pensamiento rosa sigue la siguiente cadena: Me escribe (siempre y cuando sea el hombre que nos gusta, si no nos gusta, es un pesado denso) a las tres de la mañana porque por más que salió, no puede parar de pensar en mí. Este mensaje sólo puede significar una cosa: ¡ME AMA!
El pensamiento rosa es más chillón y nosotras somos más proclives a creerle. La verdad, es que queremos creerle. La CDA nos fuerza a elegir el pensamiento rosa por sobre el pensamiento lógico.
- Hacerle caso al pensamiento rosa, trae consecuencias negativas.
Obviamente que al confrontar el "te amo" (dicho en otras palabras) con la real actitud del espécimen en cuestión, surgen discrepancias que nos hacen sufrir. Porque el muchacho debe encontrarse con una joven que ha puesto en él esperanzas que él no está dispuesto a llevar a cabo. Es que él nunca va a entender cómo es que estamos a un paso del "yo también te amo, corazón" tan rápidamente. No sabe que nosotras pensamos que él nos ama pero que todavía no se dio cuenta. Entonces, cuando el muchacho no nos da un tronco de bola, más que para el mentado revolcón, nosotras sufrimos. Nosotras no podemos entender (con nuestro cerebrito rosa, debilitado por la CDA) qué pasa. ¿Cómo puede amarnos y tratarnos así? Es entonces cuando nos damos cuenta que el mensaje "Hola ¿qué tal?" no era un "te amo". En realidad, te estaba cagando la vida. Es un mensaje que hace que te llenes de preguntas sin respuestas, de frustraciones, de inseguridades.
- Una vez superado el pensamiento rosa, la vida de la enferma de CDA, sigue siendo una mierda.
Bueno, está bien, aceptamos que Fulanito no nos ama. Ese "Hola ¿qué tal?" es su forma de decir "quiero coger". Y está bien, una a veces pone en la balanza y dice, bueno... antes de dormir sola, algo de cariño me va a dar mientras me da (soy una negra, lo sé). Es que las que padecen CDA buscan afecto donde sea. Es una enfermedad muy cruel. Bueno, lo aceptamos, no nos ama. ¿Es bueno en la cama? Si la respuesta es sí, salvo que realmente haya hecho algo muy terrible, las chances son que vuelvas a tener sexo con él. Ahora bien, ¿la aceptación de este hecho nos trae más alegría, menos sufrimiento? No señoras. Porque tarde o temprano vamos a querer "verlo" (léase coger) y el muchacho no va a contestar. Y esto ya es inaceptable. Eso hace que una sufra más aún. Puedo entender que no me ame, pero ¿que no me quiera coger? Eso es demasiado.
- Siempre fantaseamos con cambiarlo.
Una está obstinada en encontrar el príncipe azul. Y si por esas casualidades de la vida, nuestra CDA entra en remisión y encontramos alguien que nos quiera (o soporte lo suficiente como para permanecer a nuestro lado) pero no es un príncipe azul, sino, no sé, un duque verde... nuestra misión en la tierra es teñirlo de azul y buscarle una corona. Empezamos de a poco, de a una cosita por vez. Para después exigir y exigir y exigir hasta que el pobre hombre se harta y nos deja. Y ahí es cuando, en vez de pensar que la que estuvo mal fue una... ahí empezamos a despotricar contra él. ¡¡¡El hijo de puta es él, por no cambiar!!!
- Nos guste, o no, somos imbéciles.
Si después de todo lo descrito, seguimos creyendo en el amor, seguimos intentando encontrar a un príncipe azul, seguimos intentando y confiando y apostando a relaciones... entonces tenemos que admitirlo, somos imbéciles, masoquistas. Pero en el fondo sabemos que tarde o temprano, la CDA va a desaparecer y somos optimistas del amor.

12 comentarios:

Sofía M. dijo...

Loooved it. Y el concepto de "minita" es tan claro, y tan difícil de suplantar por otro vocablo. Yo me odio cuando estoy "minita". Besos!

Eru Dani dijo...

We Are MINITAHs! XD

José Antonio (Joanimiko) dijo...

Hola Dana!! Sin duda por todo lo que escribes, por todo lo que te mereces, por todo lo que eres, ¡te quiero!.
S,í sí, te quiero, pero te quiero desde mi experiencia leyéndote, escribiéndote, desde tus fotos en el blog. ¿Cómo puedes pedirme que te quiera desde otros parámetros?.
Este ejemplo serviría, creo yo, para el amor ese que encontramos por esos mundos. Una persona te quiere desde lo que conoce y nosotros mostramos lo que queremos. Sin duda es cierto Dana el hombre quiere de una mujer muchas cosas, quiere compañía, quiere coqueteo, quiere incluso que des algún consejo, pero quiere también sexo, preferentemente sexo (es lo que más se ve). ¡vale también quiere una relación! Jajaja.
Si la mujer es sentimental, eso dicen, el hombre se le va los ojos a lo físico y va de caza… Y primero de una chica, y ante todo es … ¡que buena que esta… es guapísima!.
Por experiencia creo que la mujer tiene que decir chico, yo soy esto, esto y esto… te gusta… me quieres así, pues adelante…(no dar lo que le apetece al tonto de turno)
¡no se si me he explicado jajajaja!.

Bueno, ser romántico es bueno. Yo también lo soy. Pero el día a día y los palos me han demostrado que también hay que ser práctico. Digamos que hay que ser romántico pero con los pies el suelo…(¿utópico?) No lo creas.

Un beso fuerte.

Posdata: Te quiero.

Dana Eva dijo...

@Sofi: odio ser minita, pero a veces, soy tan minita!!!

@Eru: Yeap... XD

@José Antonio: Awwwwwwwww sos un dulce!!! me hiciste poner colorada!!! Por más que nos resistamos, en el fondo somos un asco de románticos, seguimos apostando al corazón, seguimos metiéndole acciones... Será una utopía? No creo tampoco... Un besotón!

Besotes a los tres, me alegro que les haya gustado, me divirtió mucho escribirlo :P

La Coca dijo...

Oh por Dios!
Me vi retratada en cuerpo y alma y no me gustó un carajo.
Mi patrón de conducta MINITA me pone los pelos de punta.

A.Torrante dijo...

Pero muchísimas claras por aclarar 35 años de misterio para mi! jaja!

Un Ato diría: es fácil, al final de cuentas todos queremos algo de cariño. Lo que hagamos para recibirlo depende de muchas cosas.
Yo para estar en pareja hoy día (leáse sexo y mimos) sé que tengo que bancarme cosas que tal vez no me gusten, pero el balance al final es positivo-Es más si los mimos son buenos, hasta el sexo puede ser regular.

Todo hombre necesita ser mimado de vez en cuando, porque el sexo con algo de facha y chamuyo o billetes es fácil de conseguir, pero buenas "mimadoras" no tanto.

No hace falta ser Mamá Cora, con algún postrecito que nos guste, un masajito, caricias en la cabeza se puede lograr que el "lobo más jodido se eche panza arriba para que le rasquen la panza".

Si algo sabían las "mujeres de antes" es que haciendo que su hombre se "sienta bien" se lograban más cosas que sólo cogiendo bien.

Por ej. "tomáte un rico matecito con estos ricos bizcochitos que tanto te gustan viejito y cuando puedas fijate la hornalla del horno, así te hago un rico peceto mechado con papas..."

Compárenlo con: Ché pajero, hace 3 meses que me venís prometiendo que me va a arreglar el horno. Ni un puto bizcochuelo puedo hacerme.
¿Que tengo que hacer? ¿Cogerme al gasista del 5º B para que me lo arregle?

Dana Eva dijo...

@La Coca... pufff te re entiendo. Esto es para cuando decimos NO SOMOS TODAS IGUALES! ahammmm

@Ato, de nada... Y aunque a veces somos cariñositas, hay que admitir que cuando se colmó la paciencia... se colmó. Me hiciste reir con lo del gasista... típico!

Besotes

Daniela dijo...

yo tmb soy una CDAAAA!!!! mierdaaa :(
me encanto lo q escribiste!!!

Marialauchi dijo...

Dra! como siempre es usted una eminencia...

como podemos ser tan rebuscadas?

COMO NOS PINTA EL MELODRAMA!!!!!!

Dany dijo...

Y si cuando se ponen en "minita" se alejan rapidamente de la realidad. Las cosas no son rosas, pero tampoco negras. Tienen matices y hay que descifrarlos. Un beso.

Ale dijo...

"Siempre fantaseamos con cambiarlo" y es asi... la frase es que buscan enamorar al Che para despues afeitarle la barba.

Azelais dijo...

Me rei tanto con el post como con los comentarios. Todas tenemos nuestro momento minita, es inevitable, como la depilacion.
Lo que mas rescato es la forma de conseguir que te arreglen el horno, yo siempre uso la segunda opcion y no consigo nada. Voy a tener que mejorar.