sábado, 8 de enero de 2011

Terminar

No puedo terminar las relaciones como la mayoría de la gente, con un portazo, una cachetada y un nunca más.
Generalmente me enojo por un tiempo, pero después se me pasa el enojo y me quedan los recuerdos (ojo, los lindos y los feos) y nada más. Me gusta entender las cosas que pasan en mi vida, razonarlas. Y este viraje es totalmente lógico. Llegamos a un punto en que no se puede avanzar más. No se puede, porque, en verdad, no se quiere. Y uno no dice eso en la cara porque cree que es muy cruel y doloroso. Pero la verdad es que los sacrificios se hacen si se tienen ganas. Y si no, se ven como obstáculos. Si todo lo que tenemos en frente son obstáculos, significa que dejó de valer la pena, que ya no hay ganas de ceder. Que ya no tiene sentido. Esta relación ya no era lógicamente viable.
Entonces ya no puedo estar enojada, ni triste. Ya no puedo pegar un portazo, dos gritos y una cachetada, haciendo una salida dramática.
Y eso implica que muchas veces, después de terminar las relaciones con casi todos mis exes, sigo teniendo una relación amable, y hasta cariñosa.
Cuando te cruce por la calle no voy a mirar para otro lado, tampoco voy a avergonzarme ni querer huir. Probablemente te salude y nos quedemos charlando un rato. Probablemente me alegre si te veo bien, feliz. Porque todas las veces que te dije que yo lo que quería era que lo fueras, no implicaba necesariamente el "a mi lado".
Entonces, una sonrisa por los bellos momentos, una mirada pícara por algunos otros momentos, y un beso de despedida, que borra de un plumazo los castillos dibujados en el aire. Como dije hace un tiempo... fue un placer cantar contigo.

5 comentarios:

ɓiɳɑ ★ dijo...

Que entrada espectacular.
Me pasa también. hay que brindar por lo vivido, forma parte y lo unico que hace el intentar olvidar, o el negar, o odiar es el fomentar que eso que se fue siga estando ahi, latente. aveces una leve separacion es mucho mas distante que un odio que dura para siempre y queda inconcluso
Un beso linda

Petardo Contreras dijo...

Que bien representado el "sin rencor"
Aplauso

José Antonio (Joanimiko) dijo...

Sabias palabras, sabios sentimientos, sabio razonar!!
Comparto lo dicho, creo que la vida son dos días para andar con renconres!! También opino que tampoco hay que estar con el que te hace daño, o el que te la puede hacer por la espalda: Te deseo bien, hablamos, pero esa es tu vida y esta la mia.
Un fuerte beso y a seguir creciendo amiga mia.

Ale dijo...

Sos demasiado buena... no da desearle tanta felicidad a los ex. Yo no puedo.

Al dijo...

No siempre hay que terminar mal para terminar.
Y muchas veces terminar mal no necesariamente termina el asunto...

Voy a terminar mi comentario.