miércoles, 26 de enero de 2011

Sobre la relatividad de los buenos tiempos.

Todo tiempo pasado fue mejor. Ésta.
Lo que pasa es que una solo se acuerda de las cosas lindas, y va borrando de la memoria las cosas feas, como en "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos", pero selectivo. O sea, no es que te olvides olvides. La posta es que están ahí los recuerdos. Lo que pasa es que cuando te agarra la nostalgia del dormir abrazaditos, empezás a pensar pelotudeces, echarte la culpa por otras idioteces, y terminás mirando con una sonrisa el pasado, recordando con labios temblorosos esa lejana sensación de felicidad absoluta que te embargaba cuando estabas con X. Ahora bien, si realmente te pones a pensar, en realidad, X te gorreaba, te mentía, se cagaba bien en vos. Ahhh pero cómo te quería!!! Una es muy muy pelotuda a veces.
Pero es inevitable, cuando te pega la melancolía, una pierde un cacho de masa encefálica y empieza a añorar lo irreal. Porque en realidad no extrañás a X, extrañás la idea de X en tu cabeza. Una siempre sale con dos personas al mismo tiempo. El chico real, y el chico irreal. El chico real es una persona que tiene defectos y virtudes, un trabajo, ex novias, una madre, amigos, una vida entera antes de conocerte. El chico irreal es la persona que nosotras vamos creando en nuestra mente para justificar esos "defectos" que tiene el chico real.
Ejemplo práctico: Chico real salió a bailar con sus amigos y manda un mensaje a las 3 de la mañana, bastante ebrio y bastante caliente. La realidad es que ese mensaje o era para controlar qué estabas haciendo vos, o era para que te quedes tranquila y no le hagas un escándalo al día siguiente, o era para ver si esa noche tenía algo de acción. En nuestra cabeza, aunque no lo demostremos, porque en ese momento seguramente estamos enojadas, chico irreal estaba pensando en nosotras. Supongamos que esa relación se terminó por cualquier motivo y un tiempo después, sola, empezás a pensar qué carajos has hecho bien en esta vida. Y te ponés a mirar para atrás... y ves a chico irreal, que salió con los amigos, pero estuvo toda la noche mensajeándote porque te extrañaba... ése sí que te quería... y lo dejaste ir... ¿En qué estabas pensando?
Sólo haciendo un posterior análisis (preferentemente de día y con una amiga) recordás que en realidad salía siempre con los amigos y te dejaba sola, o te mentía, o era super celoso y controlador, o tenía muy mal gusto, o lo que sea que haya hecho que la relación se fuera al carajo. Pero en ese momento de debilidad, de melancolía, en ese momento sólo te acordás de lo bueno. Es en ese momento en que una debería DEBE apagar el celular, cerrar el Msn y el Facebook. Y bajo ninguna circunstancia, mandar ese mensaje que, en nuestra mente, debilitada por la pérdida de masa encefálica, va a solucionar nuestras vidas, llevándonos a los brazos de "el chico bueno que dejé ir por idiota".
A hacer fuerza y recordar todo, que por algo se terminó. Eso de que todo tiempo pasado fue mejor es una falacia. Una hermosa y seductora falacia. Pero falacia al fin.

7 comentarios:

Sofía M. dijo...

Posta! Encima hoy en día que tenemos toooodas las herramientas para usar y abusar de la comunicación, a veces se nos van los deditos y terminamos mensajeando... Tenemos que ser más perras, che.

Anónimo dijo...

Esa entrada se merece un buen comentario. Cuando tenga un hueco te escribo como se merece. Sólo decirte que a los chicos sencillos (por poner una palabreja) también nos pasa lo mismo jajaja.

Joanimiko

Gabriela Carrión dijo...

Propongo dos cosas:

*

Debes amar el tiempo de los intentos
debes amar la hora que nunca brilla
y sino, no pretendas tocar lo cierto

Silvio Rodriguez


**
Para calmar las ansias de lo lejano y futuro,
ocúpate aquí y ahora, usando tus aptitudes

Goethe

José Antonio (Joanimiko) dijo...

Es interesante lo que comentas. ¿Cuál es el chico o chica real? Es interesante interesante introducir este dato, pues las chicas también cometen errores, ¡todos somos hijos de meter la pata y se mete y mucho! 
Gabriela Carrión tiene razón, por un lado tenemos que ser mejores personas y mejorar en nuestro desarrollo personal (en todas dimensiones), tener nuestro mundo en el que somos felices, etc., solo así podemos saber y atraeremos para nosotros a las personas adecuadas. Te voy a poner un ejemplo: Si se lo que quiero para mi, sabre estar con los chicos que aporten lo que realmente yo quiero para mi, y los que no fuera de mi vista…(solo cariño, bueno ya me entiendes…y protección no quiero, también quiero detalles reales de amor, etc..)
Por otro lado, esta la paciencia e ir creciendo en cada una de las relaciones hasta que llegue la adecuada, y la verdad, hay personas que acertamos a la primera y otras que estamos de salto en salto…
Si te soy sincero, en ese proceso estamos todos y hoy estas como estas, pero espero que con estas claves (y otras que te aporten) llegues a encontrar a ese chico que no te de quebraderos de cabeza. ( o por lo menos no tantos)

Ánimos pequeña viajera!!

Rafael Garcia dijo...

Hola, acabo de descubrir tu blog y me parece precioso, tus textos son preciosos y muy interesantes. Te sigo desde ya! Pasate por el mio si quieres y deja tu huella.
OneKiss
http://rafael1garcia.blogspot.com/

Rafael Garcia dijo...

Muchas gracias, por haberte pasado, por seguirme y por comentar :D Me alegro que te guste lo que escribo :) OneKiss

Rafael Garcia dijo...

Hola, actualizé mi blog, pasate si quieres y echale un vistazo. Tu opinion sera bienvenida. Un beso! http://rafael1garcia.blogspot.com/