sábado, 3 de agosto de 2013

Sobre la vida en convivencia

Nunca me catalogué dentro del grupo de las personas que hacen y deshacen por amor. Como apasionada lectora y ávida consumidora de películas e historias que soy, en cada historia de amor que se me cruzaba, siempre me identificaba con la parte que espera. No pensé jamás que podría cambiar toda mi vida por amor. 

Y sin embargo acá estoy. En Rosario. Viviendo con él. 

El amor cambió mi vida. Literalmente.

Ahora pienso distinto a como pensaba antes. Ese es básicamente el mayor cambio... y debe ser eso lo que tantas veces hemos escuchado decir que es tan difícil de la convivencia. 

La convivencia está buena. 

Te descubrís facetas que no sabías que tenías. Yo cocino. Siempre cociné, siempre sentí que la cocina era mía. Y me vengo a juntar con un chef. O sea... La cocina... es nuestra. Más de él... Y no sabía que podía compartir de tan buena gana...

Te das cuenta de que sos una persona hinchapelotas. Te desayunas con que el otro también es un hinchapelotas. Esto potencialmente podría derivar en que le quieras reventar la cabeza al otro... pero si los dos nos admitimos rompebolas, se puede...

Te descubrís pensando que tal cosa le gustaría al otro o que estaría buenísimo que hagamos esto, o aquello. Pensás en qué nos gustaría. A los dos. 

Te reís mucho más con mucho menos. Podemos estar tres horas riéndonos hasta las lágrimas por cómo nos deliramos el uno al otro a partir de una pelotudez... 

Limpiás más. Nunca me caractericé por limpiar. Odio limpiar. Odio barrer, tender la cama, lavar los pisos. Pero está tan linda nuestra casita si nos ponemos y en 15 terminamos!!! (me desconozco la verdad)

Sos más consciente de los detalles. Cuadrito, fotito, mantelito adornito. No sé qué es... como que tenés ganas de estar en un lugar "lindo". 

Te cambia la manera de pensar. No sólo querés ser feliz... ahora querés más. Querés que el otro sea feliz, que el otro esté sano, que esté a gusto... 



Bueno... de más está decir que estoy muy bien.... lo único es que no sé muy bien sobre qué escribir últimamente.... esto de estar feliz atenta contra mis dotes narrativas...




3 comentarios:

A.Torrante dijo...

Y sí, la vida te da sopresas, de las buenas y de las malas, es bueno aprovechar las buenas para enfrentar las malas. Me alegra verte/verlos bien! Y no te preocupes, mejor contenta y no inspirada que triste y publicando a cada instante!! Beso!

Salomè dijo...

http://mividaesteinfierno.blogspot.com.ar/

soy yo!

Guillermo Altayrac dijo...

¡Felicitaciones, Dana Evita!