sábado, 13 de noviembre de 2010

Shining

¿Cómo callo a este corazón para que no grite a los cuatro vientos? No hace falta decir nada. Se me nota en la sonrisa, se me nota en los ojos, en la piel. Y él se empeña en gritar esas dos palabras que se me pegan en los labios, que me quedan grandes. Que son inabarcables, que implican un punto de inflexión. Un antes y un después. Dejá ya de dar saltos, dejá de divertirte a mi costa. Me brilla la piel, me brilla todo.

3 comentarios:

Violencia Rivas dijo...

BRILLEEEEEEEEEEEEEEEE QUERIDAAAA
no hay que callar al cuoreee! (:

Luis dijo...

que lindo

Ale dijo...

Guarda con el titulo del post... todo bien con Shinning, pero THE Shinning es otra cosa... y no creo que Jack refleje lo que sentis en este momento.